Ramana y Arunachala

180 RAFA1

La montaña de Shiva
Quería hacer un artículo sobre Arunachala, y acabé escribiendo, casi involuntariamente, también sobre Ramana Maharshi: la montaña sagrada de Shiva y el último sabio iluminado que vivió y enseñó en ella.
Por los avatares de la vida, conocí hace muchos años sobre Ramana y Arunachala, quedando grabados ambos en mi imaginario personal, envueltos en cierto halo de misterio. El misterio se reabrió en una inesperada visita a Chennai con los monjes Tibetanos de Gaden Shartse; y aquí descubrí la conexión entre el antiguo Madrás, la sociedad teosófica de Blavatsky, Krishnamurti, Vivekananda y la cercana montaña de Shiva; ya eran muchas las sincronicidades, y la decisión de conocer Arunachala tomó forma.
Y sin proponerlo, llegamos al año siguiente en la gran festividad anual de Shiva, un 27 de Noviembre. Millones de peregrinos, familias, abuelos, niños, viajeros peregrinos, viviendo el milagro de Shiva y Arunachala.

Arunachala
Arunachala es la más sagrado de los lugares, el corazón del mundo, el mismo Shiva, un lugar secreto de poder y peregrinación… con sólo pensar en Arunachala, se obtiene la liberación.

Arunachala Mahatmyam
Preguntado Ramana Maharshi, explicó que Benarés es sagrado porque Shiva mora allí, mientras que Arunachala, es lugar, la montaña, es el mismo Dios.
Arunachala es mágica, mística, misteriosa, poderosa, única, es el cuerpo de Shiva, y curiosamente no es fotogénica, como si su misterio no se pudiera captar por la cámara; Arunachala es para vivirla, acercarse a ella con ojos de peregrino, para rodear sus 14 kilómetros y rezar y maravillarse dando una vuelta infinita, en la que toda india sale al encuentro: perros, vacas, policías sonrientes, tuc tucs, incontables capillas, templos, peregrinos, sadhus, de nuevo la infinita y mágica india en cada paso. Y la pérdida obligada de sensación individual, por la acumulación de olores, roces, sudores, sabores, sonrisas, ojos, miradas y vivencias.
180 RAFA2Giri Pradakshina o la vuelta alrededor de Arunachala
El peregrino circunvala descalzo los catorce kilómetros. Dar una vuelta alrededor de la base, orando o en meditación, otorga una gran purificación y muchas bendiciones.
Las cuevas de meditación
La colina casi pide caminarla siguiendo el sendero que hacía diariamente Ramana Maharshi, y disfrutar cada paso, cada piedra, cada árbol y cada lagartija que encuentras en el camino. Y sobre todo, sentarse tranquilamente sobre una de las rocas de la montaña y dejar todo atrás, y experimentar la poderosísima energía que lo envuelve todo, que emana de cada piedra, de cada planta, que puedes respirar y casi tocar. Es real la energía espiritual que hay en las cuevas de meditación de la montaña, y que hacen de la experiencia meditativa inolvidable e indescriptible.
Ardhanareeswarar, el templo de Shiva
Es el mayor templo de India dedicado a Shiva y Parvati, dedicado al fuego, toda una experiencia vistarlo y disfrutar de cada uno de sus espacios y capillas. Está considerado uno de los cinco grandes templos hindúes asociados a los elementos, en este caso, el fuego.
El Festival de Shiva, Kartikai Deepam
Es la festividad anual en Noviembre, cuando la luna llena hace una conjunción especial con las Pléyades, pues según la tradición, Shiva se mostró ese día como una columna de luz en la cima de Arunachala, y se encienden las lámparas en su adoración. Millones de devotos se reúnen en este día tan sagrado.

Ramana Maharshi y Arunachala, un Idilio Místico
Tu autorrealización es el mayor servicio que puedes darle al mundo.
Sri Ramana Maharshi
Ramana Maharshi está unido inseparablemente con Arunachala. Desde su despertar, vivió, enseñó y murió en la montaña sagrada de Shiva. La vida de Ramana es arquetípica, y su despertar espiritual, me vuelve a poner los pelos de punta cada vez que lo leo. Ramana nació en 1879, sin ninguna inquietud espiritual, era un joven Tamil, pero…
Con diecisiete años, un día, un repentino temor de morir se apoderó de él. Se dijo a sí mismo: ahora, ha llegado la muerte, ¿qué es lo que está muriendo? el cuerpo muere, se tumbó estirando los miembros y dejándolos rígidos detuvo la respiración. Ahora, ¿qué ocurriría? “Este cuerpo está ahora muerto. Lo quemarán y reducirán a cenizas. ¿muero yo también? ¿Soy yo el cuerpo? Este cuerpo es silencioso e inerte, pero siento toda la fuerza de mi personalidad e incluso la voz del 'Yo' dentro de mí, separado de él. De modo que Soy el espíritu que transciende el cuerpo. El cuerpo muere, pero el Espíritu que lo transciende no puede ser tocado por la muerte, de lo cual se deduce que soy el Espíritu inmortal.
Esta comprensión le llegó como un destello, percibió la verdad directamente. Fue algo muy real; lo único real. El temor de la muerte se había desvanecido para siempre. A partir de entonces, el 'Yo' continuó como la nota básica fundamental, y así se encontró en la cima de la espiritualidad sin necesidad de práctica espiritual. El ego se perdió en la marea de la conciencia del Ser. De repente, el muchacho al que se llamaba Venkataraman, había florecido como un sabio y santo.
Se notó un cambio completo en la vida del joven. Todo aquello que había valorado antes, había perdido su valor. Los valores espirituales que había ignorado hasta entonces, se convirtieron en el único objeto de su atención.. La humildad, mansedumbre, no-resistencia y demás virtudes se convirtieron en su adorno. Prefería sentarse en soledad, totalmente absorto en la concentración del Ser. Iba al templo, y experimentaba un gran éxtasis, las lágrimas manaban de sus ojos profusamente. 180 RAFA3La nueva visión siempre estaba con él. Su vida se transformó.
Y se fue a morar, meditar y enseñar a la sagrada montaña de Shiva, Arunachala, en Thiruvannamalai; sin dinero, sin posesiones, sin ego, sin deseos, en la dicha de la presencia absoluta.
Recuerdo especialmente dos anécdotas de su vida, que por alguna razón se me quedaron grabadas, la primera la de una alumna occidental, que no lograba meditar y estabilizar su mente, que una sesión de meditación grupal con Ramana, escuchó su voz dentro de su mente, diciendo, “ahora aquí, soy el que mando”. Lo cual, obviamente, fue tanto una prueba de la maestría de Ramana, como la gran ayuda que esperaba. La segunda anécdota es la de la vaca Laskhmi, que regularmente asistía a las meditaciones diarias que daba Ramana, muestra tanto de la sensibilidad de los animales, como del nivel espiritual del maestro, en comunión con la naturaleza, como el San Francisco cristiano, hablando con los animales del bosque.
Es un gusto visitar, pasear, meditar, o vivir un tiempo en el ashram de Ramana Maharshi, abierto a todos, sencillo y acogedor. Escuchar los grupos informales de canto devocional en los jardines de entrada te emociona y ayuda abrir aún más el corazón.
No hay nunca un momento en el que el Ser, no esté;
El Ser, está siempre presente, aquí y ahora
Sri Ramana Maharshi
Los maestros realizados, como Ramana, se hacen fotos sobre pieles de tigre, indicando que han obtenido la completa muerte del ego, y que han vencido las pasiones animales. Que ya no hay deseos, personalidad, o yo, y que lo único presente es la expresión de la divinidad que mora en todas las células de su cuerpo. En hinduismo se usa Shakti para nombrar la energía espiritual que emana de los maestros, y que recibirla es una bendición, que ayuda grandemente en el despertar y camino espiritual.
Desde una perspectiva chamánica, se podría decir, que han integrado completamente a su animal de poder, el tigre, expresando su Ser completamente. Shiva en su iconografía, se le presenta meditando sobre una piel de tigre. Hay un libro precioso de un maravilloso maestro tibetano Akong Rimpoche, el arte de domar al tigre, recomendado, una guía práctica del trabajo espiritual en la vida cotidiana.

Cerca y obligado
Chennai, antes Madrás, capital del estado de Tamil Nadu, dónde se llega con vuelos internacionales a buen precio. Pasear por las playas de Chennai, descubrir la sede de la sociedad Teosófica, la casa de Vivekananda, hacer algún tratamiento de Ayurveda.
Mammallapuram, declarado patrimonio cultural de la humanidad por la Unesco, un lugar muy especial, turístico, pero real que no te deja indiferente.
Puedes también visitar Auroville, fundado por Sri Aurobindo y Pondicherry, mostrada idílicamente en la película la vida de Pi. Chidambaram es otro lugar sagrado, de visita obligada y Ramanathaswamy Temple, en la punta casi tocando Sri Lanka.
El recorrido desde Chennai a Arunachala es muy bello, entre campos verdes y palmeras, con hindúes tranquilos y sonrientes, y colinas de piedra muy especiales, como gigantescos bolos graníticos en medio de un mar verde.


Más información
Asrham de Ramana Maharshi: www.sriramanamaharshi.org, con muchas fotos, libros e información de Ramana Maharshi y del ashram.
Sobre Ramana Mahashi: Wikipedia
Libros de Ramana Maharshi: Quien Soy Yo, Instrucción Espiritual; disponibles en pdf en Internet.
Deva Premal le dedica su canción Illumina a Sri Ramana Maharshi.

Tagged under: Ángela Tello

COLABORADORES Revista Verdemente

Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?