RAMIRO CALLE

Ramiro Calle

YOGA Y ORIENTALISMO
Pionero en la enseñanza del yoga en España, disciplina que imparte desde hace más de 30 años en el centro de Yoga y Orientalismo “Shadak”. Fue el primero en promover investigaciones médicas sobre la terapia Yoga en España. Durante 40 años, ha explorado recuperado y aplicado, los métodos de sosiego y equilibrio, sintetizando los conocimientos de las psicologías de Oriente y Occidente.

 www

El Poder de la Mente

Buda lo aseveraba: "Todos los estados entroncan en la mente y la mente es la fuentes de todos los estados". Krishnamurti declaraba: "La mente es el mundo". Los yoguis desde la más remota antigüedad nos han advertido: "De la mente parten dos caminos: uno lleva al cielo y el otro al infierno", entendiendo por cielo o infierno estados psíquicos. También, como tanto les insisto a mis alumnos en las clases de meditación: la misma mente que encadena, es la que libera. Con la mente pensamos, sentimos, hacemos..., pero ella puede ser sana o insana. Es una buena sierva, pero muy mala ama.

El poder de la mente es indiscutible. El del pensamiento, también. La mente es nuestra inseparable compañera desde que nacemos hasta que morimos. Es el órgano de percepción, cognición, análisis, memoria, imaginación, atención, discernimiento y otras preciosas funciones cuando sabemos utilizarlas bien y servirnos de ellas. Pero muy perturbadoras cuando ellas nos dominan y nos convierten en sus esclavos.
Los sabios de Oriente siempre han insistido en la necesidad de aprender a cuidar, dominar, entrenar, desarrollar y sanear la mente, porque ella puede ser fábrica de aflicción o de deleite, y puede ser una implacable enemiga o una magnífica amiga. La mente bien dirigida y gobernada, es de mucho provecho para uno mismo y para los demás, pero mal dirigida y gobernada es desorden, fiasco, inarmonía y conflicto.
Cuando la mente no está bien establecida, controlada y orientada, es manantial de mucho sufrimiento, porque se extravía en sus pensamientos neuróticos e insanos. También causa mucho dolor innecesario a las otras criaturas. Se fragmenta y pierde su energía, es causa de malestar y preocupación inútil. Una mente así, decía Kabir es un fraude, una casa con un millón de puertas. Lo mejor es no creérsela. No es de fiar, es un timo. Si la mente no te gusta, cámbiala, le recomendó un mentor a su discípulo. Surgió la meditación hace milenios para poder limpiar, esclarecer y serenar la mente y que así en lugar de reportar ignorancia, desencadene sabiduría liberadora.

212 RAMIRO
Mi admirado y siempre recordado Babaji Sibananda de Benarés siempre me decía que hay dos cerebros: el sagrado y el demoniaco, y que hay que aprender a desplegar el primero y a debilitar el segundo. Una mente negativa contagia negatividad, como una saludable, contagia armonía.
La mente descontrolada es como un elefante furioso o como un mono loco saltando de rama en rama. Se dejará arrastrar por la ira, el egoísmo, la ansiedad y todas las emociones tóxicas. Aunque uno habla de ella como si le perteneciera, en realidad no es así; uno es como una hoja a merced del vendaval de una mente agitada y confusa que daña a los demás y se daña a sí misma, acarreando un montón de cosas nocivas. Una mente no dirigida con sabiduría y ecuanimidad, con sosiego y lucidez, es un caldo de cultivo para la fricción, el conflicto, las emociones venenosas y los pensamientos insanos. Lo que puede originar trastornos psicosomáticos muy diversos, además de que dispersa las mejores energías y malogra la relación con las otras personas.
Como todos tenemos en principio una mente desorganizada y con tendencias insanas, urge transformarla para obtener lo mejor de ella y abandonar lo peor. Así se podrán obtener los potenciales mentales, evitar las memorias negativas y las fantasías dolorosas y perjudiciales, activar la atención mental en el aquí y ahora, cultivar actitudes sanas y constructivas y comportamientos mentales, verbales y corporales cooperantes y generosos.

Desde que descubrí el yoga cuando tenía quince años de edad, enseguida escuché la antigua enseñanza de "así como piensas, así eres" o "somos el resultado de nuestros pensamientos" o "heredaremos de la mente lo que vayamos haciendo con ella". Pensamientos nocivos encienden pensamientos nocivos, en tanto que los positivos alumbran los positivos. El pensamiento insano es como una espina clavada en el sistema nervioso, que no deja de irritarlo.

Leer más

En busca del Punto de Quietud

Los yoguis buscan lo que he venido en acuñar como el "punto de quietud". Un ángulo de la mente que se sitúa más allá del pensamiento ordinario y en el que se puede delimitar un estado de bienaventuranza e infinita serenidad. A modo de conveniencia he venido utilizando esta denominación a lo largo de muchos años, haciendo referencia a un "lugar" existente en el ser humano que se caracteriza por su calma profunda, su quietud plena y su silencio perfecto. Aunque es personalmente experimentable, su propia naturaleza es transpersonal. El que lo experimenta no lo hace egocéntricamente, pues en ese "lugar" no hay noción del yo, ni de lo tuyo y lo mío, ni de esto o aquello, ni de dentro fuera. Todo lo que se diga a propósito del "punto de quietud" son meras aproximaciones, porque solo se lo puede conocer y comprender mediante la propia experimentación. Es una energía de plenitud, claridad, bienestar y silencio, con la que es posible conectar cuando uno va más allá de las ideaciones mecánicas y las modificaciones mentales, estableciéndose en la raíz del pensamiento, en la antesala del ego. Antes de que surja el pensamiento y sensación de ego y los apegos y aversiones que resultan del mismo, se halla ese "lugar" de inmaculada y reveladora quietud. Su energía es la de la precisión, el orden, la dicha, la armonía y el sentimiento de plenitud y unidad.


211 RAMIROCasi todos los seres humanos han tenido esporádicamente un atisbo o "golpe de luz", por fugitivo que haya sido, de ese "lugar" de serenidad que nos colma de un sentimiento de expansión, plenitud y bienestar. Es un sentimiento de encuentro con el cosmos. En ese "lugar", por el que fluye una energía de gran poder, se encuentra la inteligencia primordial, que conecta con lo Inmenso o la Fuente.

Para poder acceder a ese "punto de quietud", el yogui ha creado, desde muy antaño, diferentes técnicas, que pretenden inhibir el pensamiento ordinario para dar un salto hacia otras dimensiones de la consciencia. Hay determinados métodos de meditación en este sentido, pues los yoguis consideran que cuando "el pensamiento cesa, surge la luz del ser". Buen número de técnicas de pranayama o control respiratorio son para frenar el pensamiento mecánico, e ir más allá de la mente agitada. En el verdadero hatha-yoga, incluso si los asanas (posturas de yoga) se detienen, es para eliminar las fluctuaciones mentales y acceder a esa Mansión del Silencio a la que tantas referencias hago en mi relato iniciático EL FAQUIR. En ese "punto de quietud" el movimiento cesa y, empero, uno danza con todo el Universo. Brota la presencia de ser, pero no de ser esto o aquello, sino simple y llanamente de SER. ¿Hay experiencia más gloriosa y transformativa?

Leer más

El Verdadero VIPASSANA

 

En Occidente, y también en Oriente, seguimos con la antigua manía de aguar, distorsionar, falsear o incluso prostituir las genuinas tradiciones. Ha sucedido con el Yoga, con el Tantra, con el Vendanta y ahora con el Vipassana, dada la moda del Mindfulness, que da a entender, de manera simplista, que basta sólo con estar atento, reduciendo de tal modo la verdadera enseñanza, que la convierte en una simple caricatura de la misma. Primero hay que saber para qué y por qué hay que estar atento y, segundo a qué estar atento. ¿No está sumamente atento un torturador, un terrorista, un verdugo o un ladrón?

210 RAMIROEn una ocasión un eremita que descendió de las montañas, al pasar por la ciudad, se percató que un ladrón había entrado por la ventana de una casa y había robado unos objetos. Su concentración era extraordinaria, tanto es así que cuando el ladrón salió, el eremita se le acercó y le dijo: "Amigo, vamos a hacer un intercambio. Tú me enseñas concentración y yo te enseño virtud". Si el Mindfulness o atención plena es para aplicarnos a lo nocivo, explotar, crear apego y aversión, darle la espalda a la ética verdadera, mejor es no tener Mindfulness. Si la atención es para fortalecer el ego y afirmar el narcisimo, competir sin escrúpulos, sobresalir y jactarse de ser superior, tanto mejor es darle la espalda al Mindfulness. Pero la mente occidental -igual que ahora la oriental- todo lo quiere rentabilizar. Así, técnicas de autorrealización se utilizaron en sus orígenes para debilitar el ego, desapegarse y superar la aversión. Ahora, a veces, se utilizan para todo lo contrario.
Vipassana quiere decir visión penetrativa y clara; visión pura o desnuda, libre de juicios y prejuicios. Una visión así, apoyada en la virtud y tendente a desarrollar sabiduría o entendimiento correcto, transforma y libra la mente de oscurecimientos tales como la avidez, el odio y la ofuscación. Se trata, pues, de seguir la triple disciplina o entrenamiento: el ético, el de concentración y el de cultivo de la sabiduría.
Vipassana o visión profunda conlleva también la comprensión clara o lucidez. Mediante Vipassana uno ve la realidad tras las apariencias. Entre otras cosas que todo es insatisfactorio, no permanente y ausente de una entidad fija tal como un ego. Esa visión cabal y profunda, desarma los puntales del ego y le permite a la persona hallar la libertad interior y la independencia mental. Así uno se libera de la ofuscación y, al hacerlo, también de la avidez, el odio, y otros oscurecimientos y corrupciones de mente. Se desvanecen los autoengaños. La atención plena adquiere así su carácter transformativo y liberador, que le ayuda a la persona a ser de una manera mucho más sana y equilibrada, mejorando sus relaciones consigo misma y con los demás. Pero si la atención es indebida y se pone al servicio del aferramiento, el egocentrismo, el rencor u otras emociones tóxicas, en lugar de liberar, esclaviza; en lugar de expandir, contrae; en lugar de que la persona se convierta en sí misma, sigue anclada de sus mezquindades, bobos apegos y toda su masa de neurosis y sufrimiento.
La meditación Vipassana (igual que la del Radja-yoga y otras) trata de desarrollar esa visión pura (Patanjali) y transformadora para que la persona evolucione conscientemente y desarrolle las cuatro sublimidades de la mente: amor, compasión, alegría compartida (antídoto de la envidia) y ecuanimidad. ¿De qué sirve Mindfulness si es para realimentar el lado avariento y aversivo de la mente y acumular más ofuscación, afirmar más el egotismo y conferirle a la mente estados de confusión en lugar de perspicacia?
Hay que complementar la meditación con el establecimiento de la atención en las actividades que uno lleva a cabo y también en vigilar la mente y las palabras. Como declaraba Buda: "Si te estimas en mucho, vigílate bien". Pero si una persona no medita, por mucho que lo intente, no logrará estar atenta. La meditación es el entrenamiento metódico de la atención para luego poder desplegarla en la vida diaria. La meditación o entrenamiento para el desarrollo mental es, pues, en este sentido, por completo insoslayable. Pero una falacia es decirle a la gente que basta con estar atento, puesto que nadie lo consigue si realmente no te entrenas para ello, pues de otro modo es como invitar a alguien a que corra la maratón sin haberse adiestrado para tal fin.

Leer más

COLABORADORES Revista Verdemente

Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?