Comida: vehículo de descarga de nuestro desorden emocional

217 ANUN RAQUEL1w

 

El hecho de comer se limitaría a su función nutritiva sino fuera por la estrecha asociación que existe entre alimentación y emociones. Es evidente que comer no solo constituye un acto fisiológico sino también placentero. Hablamos de “apetito emocional” cuando comemos no por hambre física, sino por hambre de sentir una determinada emoción o experiencia; es decir; cuando estamos nerviosos, ansiosos, aburridos, tristes o felices.
Desde la temprana edad de nuestra infancia, se nos acostumbra a calmar cualquier tipo de emoción sentida con la recompensa de la comida. Esto conlleva a generar un vínculo que constituye uno de los pilares en los que se basa nuestra historia emocional. Es decir, fundamentamos nuestras elecciones y preferencias culinarias en base a la asociación mantenida con nuestras emociones gratificantes y adversas del pasado. No sólo eso, sino que también constituye uno de los elementos más socializadores del ser humano, nos reunimos y celebramos en torno a la comida.
En un principio, no supondría un problema, si nuestras emociones las supiéramos gestionar de la forma adecuada. El problema surge cuando la comida se convierte, de forma impulsiva, en el único método para poder actuar sobre nuestros estados emocionales.
Como un círculo vicioso comemos por comer y luego se reconoce que se ha comido y llegan los sentimientos de culpabilidad y recomienza el ciclo.217 ANUN RAQUEL22w
¿Hasta qué punto lo que comemos influye en nuestra psique? ¿Dónde reside el origen?
Cada día son más los estudios que consideran que el Sistema Nervioso Entérico (encargado de controlar el sistema gastrointestinal, conocido popularmente como Segundo Cerebro) influye de forma directa en nuestras emociones. En él se forman gran parte de los neurotransmisores que el cerebro craneal emplea. Así, en la mucosa del intestino, se produce el 90% de la serotonina y el 50% de la dopamina del organismo (neurotransmisores que juegan un papel fundamental en el estado de ánimo) gracias a nuestra microbiota intestinal. Todo ello es determinante en la toma de decisiones. Por lo que respecta a la alimentación nuestra microbiota determina ‘qué comemos’, ‘cuándo comemos’ y ‘cómo nos sentimos emocionalmente’.
De ahí que la única salida posible de este laberinto es la elección consciente de lo que comemos, recordando que a todas las bacterias no les gusta lo mismo. Objetivo: ¡da de comer a tus bacterias amigas!
Y como vengo diciendo desde hace tiempo, los fermentados son los alimentos más completos que existen por su elevado valor probiótico (millones de microorganismos vivos beneficiosos), sus cualidades prebióticas (compuestos orgánicos que estimulan el crecimiento y actividad de nuestras bacterias beneficiosas), su alto valor enzimático (necesarias para digerir los alimentos), y vitamínico, facilitan la absorción de minerales y nos ayudan a detoxificar.

“Comer es una necesidad, pero comer de forma inteligente es un arte”.La Rochefoucauld

¡Únete a la MicroVida! Sin ella no puedes vivir

 

Raquel Serrano

Naturopata, Kinesóloga y Nutricionista Molecular

Moviemiento Microvida

www.fermentados.es - 637 88 19 76

Modificado por última vez enMartes, 07 Noviembre 2017 20:23
Más en esta categoría: La Cosmética increíble de IBIZA »
Inicia sesión para enviar comentarios
Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?