Buscar

Fuente de salud: el proceso digestivo en otoño según el Ayurveda

Cómo mejorar, reestablecer y aliviar “Agni”: el fuego digestivo en otoño

 “Una vez que un hombre ha destruido en sí las bacterias mentales de la intolerancia, la ira y el temor, y ha liberado su alma del poder de la ignorancia es muy poco probable que sufra de enfermedades físicas o de privaciones materiales.”
PARAMAHANSA YOGANANDA

249 ANGELAEl cuerpo humano es un organismo creado para producir energía, para permitir la percepción, el movimiento y la expresión. Esta energía la representa el elemento fuego. Su forma principal en el cuerpo es el fuego digestivo, Agni. Un desequilibrio de los doshas vata, pitta y kapha puede alterar el Agni, fuego digestivo, y por tanto el metabolismo, disminuyendo su capacidad de digerir los alimentos.
Si el nivel de Agni es bajo, se producen sustancias tóxicas, denominadas “ama”. El cuerpo no siempre es capaz de eliminarlas, por lo que ama se deposita en diferentes partes del organismo, bloqueando las materias densas y sutiles de los canales del cuerpo.

En el proceso digestivo la masa alimentaría se forma y es absorbida por las paredes intestinales. Si existe alimento no digerido se absorbe con dificultad y no proporciona los nutrientes necesarios al cuerpo.
Los trastornos de agni y la producción de ama son causas internas de enfermedad y perturban los doshas, lo que a su vez produce ama y tiene efectos negativos sobre el agni, con lo que se genera un círculo vicioso.

Factores que alteran Agni (elementos a evitar):

  • desequilibrio doshico (dhosa en exceso)
  • comer o beber demasiado.
  • ayuno prolongado.
  • comer entre horas.
  • reprimir las emociones.
  • ignorar las reglas básicas de nutrición
  • combinaciones de alimentos errados.
  • tomar alimentos inadecuados para la propia constitución.
  • comer a horas inconvenientes.
  • tomar alimentos pesados, congelados, fríos o pasados.
  • abuso de purgantes o laxantes.
  • tomar agua fría antes, durante o inmediatamente después de comer apaga el Agni y crea ama.
  • pasar los alimentos apenas sin masticar entorpece la digestión.
  • comer bajo los efectos de una emoción, enfado o preocupación perturba el Agni.

Todos estos aspectos darán como consecuencia que los tejidos no se nutran en su totalidad y tengan una inferior calidad. Además se disminuye la capacidad de producir “Ojas”, sustancia sutil, fundamental, que crea la vitalidad, la fortaleza corporal y la inmunidad.

El ayurveda ve en el ama una importante causa de enfermedad. Está palabra en sánscrito hace referencia a las toxinas existentes en el cuerpo.

Factores que incrementan Agni (elementos a potenciar):

  • Es necesario observar de donde proviene el deseo de comer: del cuerpo o de la mente, para saber si debemos o no comer.
  • Es muy importante comer conscientemente, a ser posible en silencio. Es un acto sagrado en el que se incorpora el alimento a lo más profundo de nuestras células creando diferentes estados de conciencia.
  • Es importante comer sin prisa. En ayurveda la digestión empieza en la boca, con la primera masticación. Allí se absorbe el prana de los alimentos a través de la lengua. Y se puede seguir absorbiendo mientras el alimento tiene sabor. De ahí que los yoguis mastiquen decenas de veces un bocado.

No solo nos nutrimos de los que comemos, sino además de lo que vemos, sentimos, olemos, pensamos, tocamos… todo esto son digestiones a otros niveles, pero que igualmente nutren o perjudican los sistemas. Esto condiciona la función de Agni.

Método fácil para observar el nivel de ama en el cuerpo y como limpiarlo

Un depósito blancuzco por toda la lengua indica que hay ama por todo el cuerpo, si cubre el tercio trasero de la lengua, significa ama en el colon.
El mal aliento y el olor corporal hablan continuamente de niveles altos de ama en el cuerpo.

Para la eliminación de ama el ayurveda aconseja:

  1. Hierbas depurativas teniendo en cuenta la constitución.
  2. Evacuar diariamente y a la misma hora.
  3. El uso de un limpiador de lengua, muy cómodo que arrastra esta materia de desecho y estimula de manera reflexológica las funciones digestivas, intestinales y hepáticas.
  4. Recibir de forma regular, según el dosha, masaje Abhyanga.
  5. Tratamiento swedana, sauna herbal, para abrir los poros y canales y eliminar toxinas de las primeras capas de la piel.
  6. Uso diario de aceites herbales después de la ducha.
  7. La meditación diaria.
  8. Técnicas ayurvédicas como el shirodhara que relaja la mente y el cuerpo, actuando sobre el sistema nervioso y armonizándonos.
  9. Ayuno controlado.

Diferentes tipos de digestión según el fuego digestivo “Agni” en los 3 dhosas (constituciones): Vata, Pitta y Kapha.

Digestión irregular, por exceso de Vata (desequilibrio dhosico).

  • Se presenta como una digestión errática, irregular, rápida o lenta, acompañada de distensión abdominal, gases, dolor, ruidos intestinales. Se manifiesta con estreñimiento o heces blandas de forma alternante. Ganan peso con mucha dificultad. Constituciones más bien delgadas.

Digestión rápida, por exceso de Pitta (desequilibrio dhosico).

  • Tiene gran capacidad digestiva, come mucha cantidad y frecuentemente. Rápidamente tiene hambre. Tritura los alimentos tan deprisa que no obtiene todos los nutrientes que estos aportan. Se quedan con los labios secos con sensación de ardor y calor. No ganan peso excesivo.

Digestión lenta, por exceso de Kapha (desequilibrio dhosico).

  • Le cuesta digerir aún tomando alimentos ligeros, sus digestiones son largas y queda con sensación de estar pesado, principalmente en abdomen y cabeza. Su apetito es bajo pero constante. Tiende a ganar peso incluso cuando no come mucho.

Hay que tener en cuenta que las pautas dadas mejoran las condiciones digestivas pero no corrigen de forma rápida e inmediata un problema que se ha mantenido a lo largo del tiempo. Además de los factores citados, las emociones juegan un papel decisivo en este proceso. La preocupación, el miedo, el estrés, pueden producir diarrea, ruidos intestinales. Ese estado de alerta afecta el dosha vata y es inexorablemente una fuente de ama, materia tóxica en el que su abordaje curativo mental es la práctica de la meditación. En ella nuestros pensamientos se aquietan y esta actúa en lo más profundo de la personalidad y del ser. Es por eso, que los cambios que allí se producen son duraderos y activan el proceso de la curación.

El cuerpo es un vehículo con un diseño específico que permite cumplir ciertas acciones, dando a la mente la posibilidad de ganar experiencia. El punto esencial es que somos ante todo un espíritu que experimenta la existencia.

Namaste
Masajes ayurvédicos Madrid
Angela Gomez

www.masajesayurvedicos.es