Buscar

Chi Kung y sanación con la mirada interior

247 ILUS JANU WEB“La mirada es el acto por el que abrimos las ventanas de nuestra alma para contemplar el mundo”.

LA MIRADA INTERIOR

La atención consciente es la primera herramienta de sanación que tenemos, y reúne dos cualidades sumamente importantes, la energía en forma de atención y la consciencia como el estado de darnos cuenta. En el comienzo de la vida, la atención de la madre sobre el nuevo ser que está en periodo de formación, es fundamental para que esta vida prospere de forma saludable; y al nacer la atención y los cuidados que recibimos en la infancia son indispensables para un desarrollo armonioso de nuestras funciones físicas, psíquicas y emocionales.

Cuando miramos hacia dentro, generamos un campo de energía que amplifica aquello que ES y que estaba ahí sin antes darnos cuenta. Esto lo percibimos en el mundo exterior, por ejemplo en el terreno de las relaciones humanas: cuando cuido y atiendo a otras personas, los vínculos se fortalecen, lo mismo que cuando pongo energía y dedicación en el trabajo tengo más posibilidades de éxito.

“La atención-consciencia es la semilla que hace crecer lo nuevo en nuestra vida”

LA MIRADA INTERIOR NOS TRANSFORMA

Las imágenes que captamos cuando miramos con la mirada externa a través de los ojos de la cara, es la consecuencia de la luz que reflejan los objetos que observamos a partir de la luz del Sol o de otras fuentes. Pero cuando miramos desde la mirada interior, lo que percibimos es la energía radiante primordial que está en el origen de aquello que observamos, y la vida en sí es un fenómeno luminoso.

Aunque no seamos conscientes, la energía está constantemente fluyendo y moviéndose en nuestro interior, así que cuando dirigimos nuestra atención hacia ella, utilizando la voluntad tenemos el poder de dirigirla allí donde estimemos necesario. Para ello es imprescindible que antes hayamos desarrollado la práctica de la mirada interior sin distracciones y de manera consciente.

Cuando desarrollamos esta práctica, veremos que se trata de algo muy sencillo y natural que está al alcance de todos los seres humanos. Podemos usarlo para deshacer bloqueos en nuestros canales, para dirigir la energía a ciertos puntos importantes, para sanar nuestros órganos, o para captar la energía de la Tierra o del Cielo.

EL ESPÍRITU es el comandante supremo de la energía, dentro de las prácticas para la salud que ofrece el Chi Kung, se dice que existen Tres Tesoros: el Cuerpo-Esencia, el Espíritu-Mente y la Energía-Aliento. Y de estos tres el Espíritu-Mente es el más poderoso, pues la mente dirige a la energía, ésta a su vez sostiene la estructura material del cuerpo, y el cuerpo es capaz de producir energía. Pero si el Espíritu-Mente está alterado, todo lo demás pronto empezará a padecer las consecuencias.

Este es el principio básico de la Psiconeuroinmunobiología, la ciencia que estudia el comportamiento del sistema inmunológico en relación con nuestras emociones, pensamientos y palabras.

Un principio básico de la salud, es que una mente calmada y sin preocupaciones genera unas respuestas de auto-regeneración en el propio cuerpo por la acción positiva entre los sistemas sensitivo e inmunológico. Se ha demostrado en diversos estudios, que un pensamiento negativo mantenido durante un minuto, deja en una situación delicada al sistema inmunitario durante seis horas. Si esta situación se mantiene en el tiempo como sensación de agobio permanente, esto produce cambios importantes en el funcionamiento del cerebro y el sistema hormonal, llegando a lesionar neuronas relacionadas con la memoria y el aprendizaje. Todo ello afecta a nuestra capacidad intelectual porque deja sin riego sanguíneo zonas del cerebro que son necesarias para tomar las decisiones adecuadas.

CÓMO INICIARTE EN ESTA PRÁCTICA

Dirige tu mirada interior a la respiración. Imagina para ello un lugar por detrás de las cejas y entre ellas, en el interior de tu cabeza, como un “tercer ojo” pero que mira hacia dentro y observa primero tu respiración. Eso calmará tu mente al cabo de un tiempo. Observa en tu interior cómo todo se mueve cada vez que respiras y siente la vida fluyendo a través de ti. La respiración consciente produce por sí misma cambios en nuestro cerebro, favorece la producción de endorfinas y hormonas como la serotonina y armoniza los ritmos cerebrales entre los dos hemisferios. Observa que estás vivo y agradece este inmenso don que el Universo te ha regalado y que tú disfrutas en este instante, eso te volverá un ser más feliz y pacífico.

Janú Ruiz

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.escuelaqigongjanu.com

Tfno. 914131421 - 656676231