Buscar

¿La alimentación afecta a los estados de ánimo?

180 ANGELA

Muchas veces nos sucede que a primera hora de la mañana vamos al trabajo y siempre hay alguien de mal humor, gente que se levanta enfadada y a los que es mejor no decirles nada antes de las once de la mañana. En realidad mucho de esto tiene que ver con la falta de alimento; nuestros instintos más animales se despiertan cuando privamos a nuestro organismo del sustrato que tanto necesita a primera hora del día. La idea de salir de casa sin desayunar es una práctica bastante estresante para nuestro organismo; por desgracia, tu cuerpo no puede obligarte a comer si tu no quieres, pero debes saber que él lo necesita. Si observas detenidamente tus manos ¿quién crees que es la parte más importante de tu YO en la tierra? ¿quién crees que te brinda la experiencia de la vida en este planeta? ¡Tu cuerpo! y ¿quién es tu cuerpo?, tu cuerpo es la parte tangible de ti y tiene su propia autonomía interna. Tus células respiran sin que tu se lo exijas, tu corazón late sin que tu se lo digas, tus células absorben nutrientes y eliminan desechos sin que tu se lo ordenes. En realidad, tu sistema nervioso central es quien controla todo el asunto.
A menudo no nos damos cuenta de que la falta de una alimentación correcta puede afectar a los estados de ánimo de las personas y en la mayoría de los casos tiene que ver con las carencias, porque con frecuencia el conjunto de la población no sabe alimentarte adecuadamente.

Para empezar con un día maravilloso, de buen humor y con un equilibrio interno perfecto es importante desayunar adecuadamente y a ser posible sin rechistar. Levantarse quince minutos antes no significa estar más cansado a lo largo del día, todo lo contrario, salir corriendo sin un buen desayuno es motivo de cansancio, agotamiento mental y físico, decaimiento y alteraciones emocionales tanto de tristeza como de enfado y lo peor de todo es el enorme estrés que implica para tu organismo tener que trabajar tras seis o siete horas de ayuno. Por otro lado, empeoras aún más las cosas si tienes por costumbre levantarte y tomarte un café sin más. Esta práctica es una auténtica bomba para tu organismo. El café es un estimulante del sistema nervioso, ¿por qué has de estimular algo que funciona de forma tan perfecta? ¿por qué has de romper la armonía de tu interior desde tan temprano?
No lo necesitas, tu cuerpo es inteligente y no necesita de sustancias excitantes para “despertar”. El café en su esencia es negativo desde todos los puntos de vista; su color oscuro se debe a que durante su procesado se sometieron a los granos de café a altas temperaturas y tomaron ese color casi negro. Lo negativo de este tratamiento es que se forman algunas sustancias que han sido calificadas como cancerígenas en varios estudios. Concretamente estamos hablando del 2-MEI, 4-MEI y 5-HMF, que si bien es verdad que no matan al instante, quizás puede ser uno de los motivos por los que fallece tanta gente de cáncer sin saber porqué; por desgracia, los venenos alimentarios intoxican al organismo lentamente. Con respeto al café me permito afirmar que en absoluto se trata de una sustancia beneficiosa para el organismo, ya que como cualquier otra droga genera dependencia mental y física. Vale aclarar que en esta aseveración no están incluidas personas que necesiten tomar cafeína y medicamentos que la contengan para aliviar síntomas de patologías muy concretas.
Retomando nuestro tema de interés, todos más o menos sabemos que en nuestro cuerpo existen ciertas sustancias que pueden hacer que nos sintamos felices o decaídos. Concretamente me estoy refiriendo a las Endorfinas, la Serotonina, la Dopamina y las Catecolaminas. Se trata de neurotransmisores y hormonas que tienen mucha influencia sobre los estados de ánimo. Una forma rápida de generar dichas sustancias es a través de la práctica de actividades placenteras dentro de las cuales está incluida la comida, también hacer deporte, recibir un masaje,  sentir caricias o acariciar, tomar el sol, etc. Hasta aquí casi nada es novedoso, pero algo que resulta fundamental conocer es que esas sustancias no se sintetizan tan fácilmente si nuestra alimentación carece de los aminoácidos, minerales y ácidos grasos esenciales necesarios para su fabricación. En este aspecto consumir una alimentación repetitiva y desequilibrada suele ser la causa de los estados de ánimo bajos; existen casos de personas que ni aún haciendo actividades agradables logran animarse, parecen apáticos y siempre están cansados y decaídos, esto, muy probablemente tenga que ver con una alimentación inadecuada. Para la síntesis de estas sustancias es importante el consumo de alimentos con alto valor biológico ya que en estos se encuentran todos los aminoácidos necesarios para la formación de dichas sustancias. En especial es importante el consumo de alimentos que contengan Triptófano, Omega 3, Magnesio y Zinc. Los huevos, el pescado azul (si es pequeño mejor), las proteínas de la soja, los plátanos, la piña, el brócoli, los pimientos rojos y verdes, las legumbres y frutos secos son la mejor fuente de dichos nutrientes.
Con frecuencia se dice que comer chocolate estimula la segregación de estas sustancias, pero también se generan comiendo pizza, hamburguesas, alimentos grasientos y alimentos llenos de carbohidratos y azúcares refinados. No hay que confundir el placer con el consumo de alimentos que verdaderamente contienen la materia prima para generar dichas hormonas y neurotransmisores. Muy probablemente en más de una ocasión habrás tenido el antojo de comerse una rica hamburguesa, pizza o donut. Este impulso normalmente tiene que ver con que el cuerpo necesita una dosis de las famosas hormonas de la felicidad. Sabiendo esto, lo ideal es comer algo sano y emprender una actividad placentera, porque si te dejas arrastrar y consumes a menudo alimentos que te gustan y te hacen sentir mejor (suelen ser los más calóricos), lo más probable es que termines con sobrepeso.  
Ten siempre presente que eres tú quién decide qué alimentos son los que vas a introducir en tu organismo. El futuro de tu salud depende mucho de ti, haz todo lo que esté en tus manos para cuidar de tu cuerpo ya que cuando estés enfermo posiblemente sea demasiado tarde.

Tagged under: Ángela Tello

COLABORADORES Revista Verdemente

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?