Buscar

CHEMA PASCUAL

CHEMA PASCUALINSTRUMENTOS PARA EL ALMA
Su vida ha girado alrededor de la música y los viajes. Crítico musical, creador de programas radiofónicos y estudioso de los sonidos místicos. En 1995 funda Ritual Sound, cuya filosofía es viajar a las diversas culturas del mundo y recoger los Instrumentos Sonoros que usan para conectar con Deidades, ancestros o formas de poder, y en último caso, para adentrarse en uno mismo.

www

Musicoterapia para mayores

235 ILUS CHEMA JUN19 webMi madre era una mujer vitalista y alegre, pero los últimos tres años de su vida no fueron agradables. Su cabeza dejó de funcionar y el cuerpo comenzó un deterioro que avanzó irremediablemente hasta su final. Yo y mis hermanas nos desvivimos para cuidarla y darle nuestro amor para rebajar su malestar. A mí se me ocurrió tocar diariamente un rato la flauta bansuri a su lado. Su mirada era atenta, su expresión distendida, la sonrisa asomaba por momentos y al final, siempre las mismas palabras: ¡qué barbaridad! ¡Qué bonito!
Ahí aprendí que la música no sólo podía despertar diversas emociones y estados de ánimo, si no que también podía arropar, cuidar, entretener, sacar del ensimismamiento y abrir una puerta al mundo, - o al cielo, quién sabe - a personas cuyo vínculo con la realidad apenas existía.
En las últimas décadas se ha conseguido alargarla vida y no es difícil ver a personas que superan los 90 años. Sin embargo, en bastantes casos llegan a esa edad sólo gracias a los medicamentos –mi madre tomaba un coctel de 16 pastillas al día- de forma que se controla el cuerpo, pero poco se puede hacer con el deterioro neuronal. Se estira la vida, pero… ¿a qué precio?
DEL OÍDO AL CORAZÓN
Actualmente se va implantando poco a poco la musicoterapia en los procesos degenerativos de la mente como el Alzheimer o la demencia senil.
En un estudio de musicoterapia dirigido por la universidad de Almería, vemos cómo la música se emplea como estímulo sensorial auditivo, capaz de captar la atención del paciente mejor que otros estímulos sensoriales. “El oído, nos recuerdan, está diseñado filogenéticamente por su función de alarma -al oír un ruido en la noche, el modo alerta aparece-por lo que, aunque esté muy deteriorada la captación de estímulos externos, el oído será el mejor vehículo para lograrlo”.
Y si el oído es el mejor camino para llegar al cerebro, para alcanzar al corazón lo haremos con canciones de toda la vida. En nuestra infancia sobre todo, pero a lo largo de la vida también, se han grabado canciones en el sistema neuronal que son capaces de sobrevivir a las salvajes tormentas del olvido que acechan en el último tramo de nuestra vida. Da igual si es el Porom Ponpon, El cumpleaños feliz o la tabla de multiplicar cantada. Lo importante es que al cantarla, aparece un oasis en el disecado páramo de la mente inactiva que sirve como asidero al presente para que vuelva de nuevo el pulso de la vida. De esta forma cambia por completo la energía del paciente y vuelve la emoción que le trae esa canción, que generalmente es alegría.
LOS GIRASOLES SIEMPRE MIRAN AL SOL
Tengo la gran suerte de poder colaborar con un centro de día que hay frente a mi casa, -LOS GIRASOLES- y llevar ahí un par de veces al mes nuestros instrumentos. Con ellos interactúo con personas que están en diferentes procesos de deterioro cerebral. Precisamente es el cantar y tocar canciones de siempre es lo que nunca falla. Sus caras vuelven a la vida cantando el Asturias patria querida o Esta noche es nochebuena y mañana navidad. Se miran entre ellos, las palmas al unísono, alguien se anima a bailar, la sonrisa es monumental y el aplauso final: pura dinamita.
Pero el enganche a la tierra lo tiene el ritmo. Por eso el PANDERO CHAMÁNICO es mi gran aliado para conectar con lo que realmente está vivo ahí dentro: su corazón. En la última sesión puse tambores en las manos de algunos de ellos. Al principio me miran con temor, pero confían en mi sonrisa, así que lo toman…. ¡Y lo tocan! Lo más curioso es que Domingo, uno de los abuelos más apáticos y desconectados, cogió el tambor que le ofrecí y estuvo tocando con un ritmo ordenado y constante durante bastantes minutos. Me emocionó ver en su cara más que alegría, asombro: el pulso de la vida que aparece-desaparece-aparece...
Otro aliado que me ayuda a interactuar con mis abuelos son los CUENCOS TIBETANOS. Mi amigo y maestro Enrique Carriedo escribe en su libro Las campanas de shambala que “los cuencos nos ayudan a sincronizar ambos hemisferios cerebrales, estimulan una mayor cantidad de conexiones neuronales y hacen que segreguemos más endorfinas, química del placer y el bienestar”. Así que coloco un cuenco entre sus manos y giro la baqueta para que los armónicos se alíen con su cuerpo astral, su ser pleno que disfruta hoy, de otras capacidades que las normales.
TODOS PODEMOS TOCAR
Puede ser una flauta como la que usé con mi madre, u otro instrumento con el que tengas más afinidad. Pero por favor, si se te presenta la ocasión de acompañar a algún familiar o amigo que esté en esta etapa de la vida, coge tu instrumento y tócalo con amor. Aunque no obtengas respuestas, te estará eternamente agradecido.

Chema Pascual 

El Handpan en las monos de Javier Prieto

234 ILUS RITUAL w

El Handpan, uno de los instrumentos más telúricos que conocemos, se engrandece cuando es acariciado con manos expertas y estilo propio. Javier Prieto no engaña: al igual que habla con un inconfundible acento de su tierra gaditana; el flamenco está también presente en su música. Lo pudimos comprobar en el magnífico concierto que ofreció en Espacio Ronda de Madrid, el pasado 24 de marzo. Hablamos con él antes del concierto, para que nos contara su experiencia con este fabuloso instrumento.

¿Cómo descubriste el Handpan?

Yo era percusionista desde 1994. Tocaba el cajón para muchas compañías de flamenco, tanto de baile como de cante. Un día, la tienda de música en la que compraba mis instrumentos, me llamó y me dijo: “Ha llegado un instrumento que creo que es para ti”. Cuando vi aquella especie de ovni y lo toqué, le dije: en efecto, es para mí. Esto era en el año 2005.

Y ¿dónde aprendiste a tocar el Handpan?

En la calle, ja, ja, ja,... Ahí me he tirado 11 años, dejando a la gente boquiabierta con ese sonido espacial. Y te digo una cosa, si alguien se quiere dedicar a tocar el Handpan como un modo de vida alternativo, le aconsejo que toque en la calle. Allí se aprende, se interactúa muchísimo. Ves lo que funciona y lo que no, te hace estar concentrado porque siempre hay gente escuchando. Recuerdo que había gente que venía todos los días, no para verme a mí, sino para escuchar el Handpan. Estaban enganchados a su sonido, a su vibración.

Sí, ese efecto de quedarse como en blanco al escuchar un handpan se produce a menudo en el oyente. ¿A qué crees que es debido?

A la conexión, sin duda alguna. Es un instrumento mágico, un invento de un calibre impresionante. Porque el Handpan une los conceptos de los armónicos de los cuencos tibetanos con la melodía occidental. Por ello conecta con tu cuerpo y con tu espiritualidad, es un instrumento muy potente.

¿Hace falta ser músico para tocar el Handpan?

Bueno, en principio, no. Es un instrumento muy sencillo, que lo puede tocar cualquiera con unas pequeñas técnicas que se aprenden rápido. Con eso es suficiente y mucha gente no necesita más para disfrutar. Pero si profundizas en él, la cosa empieza a complicarse.

¿A qué te refieres?

Si te compras otro Handpan y comienzas a tocar los dos, precisas de ciertos conocimientos musicales. Pero es que, además, hay músicos que aplican la armonía para componer, y eso lleva al instrumento mucho más lejos. De hecho, nos enriquece mucho a los percusionistas saber que con este instrumento podemos hacer canciones y no sólo acompañarlas.

La compañía suiza Panart fueron los inventores de este instrumento. Al final, tuvieron que dejar de hacerlo. ¿Qué opinas de ellos y su Hang?

Su filosofía era crear un instrumento para crecer espiritualmente y se enrocaron mucho en esa perspectiva. No les gustaba la idea de que se tocara simplemente para divertirse. Un amigo mío decía que intentaron parar las olas del mar con las manos. Es humano que, cuando alguien ve algo que le gusta, quiera imitarlo y usarlo, aunque sea para otros fines distintos a los del inventor. De todos modos, a pesar de que no fueron muy educados con la gente en su última fase, la comunidad del Handpan está muy agradecida en general con su trabajo y se les respeta mucho por su creación.

¿Cómo está la escena de constructores de Handpans en España?

Desde hace unos años ha crecido mucho, llegando casi al nivel de Italia, que fueron los que empezaron a construir como locos. Ahora hay unos 15 constructores en España, que están trabajando muy bien. Y cada uno tiene su sonido y sus características.

Parece que cada vez hay más actividad en torno al Handpan.

Sin duda. En Lisboa acaba de celebrarse el “ Portugal Hand Pan Festival”, y en Junio se hará el mismo festival en Gerona. Mientras que en Francia, se celebrará a fínales de Junio un festival al que acuden más de 6000 personas.

Mañana vas a tocar por primera vez en Madrid en solitario. ¿Cuesta hacer conciertos de Handpan?

No es fácil montar un concierto para ir a ver tocar sólo a un instrumentista. En la Bienal de Sevilla de Flamenco, por ejemplo, triunfan los espectáculos de baile, mientras que los conciertos de guitarra nunca se llenan, a no ser que actúe Tomatito. ¡¡¡Y tocan los mejores del mundo!!! El Handpan es novedoso y está creciendo. Poco a poco será más común ver conciertos de este instrumento, y habrá espectadores para ello, con toda seguridad. Muchas gracias y suerte , pues, en el concierto.

JAVIER PRIETO EN CONCIERTO

En el escenario, tres Handpans esperaban al músico. Al comenzar a tocar, ya estaba presente el estilo que caracteriza a Javier, gracias a sus maneras de flamenco rítmico que, con gusto, compás e inteligencia, conduce al público a un viaje sonoro impresionante.

Que un solo músico se enfrente a un concierto de casi dos horas con sus instrumentos, y que al público se le hiciera corto, no es nada fácil. Pero la técnica de Javier está muy depurada y asimilada a su estilo: los redobles, las manos volando por el círculo rítmico de sus notas y cada dedo separado del resto, consiguen, a veces, que a uno le parezca escuchar simultáneamente a varios instrumentistas. En las manos de Javier, el instrumento se convertía en pura música, con su inspiración compositora –algo que Javier nos desveló como lo más complicado de su trabajo– su viaje mitológico a través de las canciones, y un caleidoscopio de efectos sonoros y trucos que fluían del instrumento a una velocidad por momentos demoníaca.

Dos horas de concierto que se pasaron en un suspiro, ¿o en un quejío?

Chema Pascual 

Los cuencos cantores: mitos y leyendas

233 ILUS CHEMAw

En tierras de Oriente la historia no se escribe, sino que se cuenta. Y no lo hace con la precisión que se utiliza en Occidente para narrar sucesos históricos. La leyenda que afirma que los cuencos tibetanos han de tener una aleación de siete metales, sigue siendo usada por la mayoría de los vendedores de cuencos en los países de origen, y por tanto repetida con igual vehemencia en las tiendas y mercados de Occidente, a pesar de que sea falsa en la mayoría de los casos.
Los cuencos antiguos que hoy pueblan los hogares de occidente no son la mayoría de ellos ni tibetanos, ni constan de los metales que se asignan a cada uno de los astros de nuestro sistema solar. Sabemos que tienen el cobre y el estaño como la base del bronce acústico que se precisa en su aleación, generalmente B25 –cuatro partes de cobre y una de estaño-. Sabemos también que muchos de estos cuencos iban a decorar las vitrinas de casas pudientes y monasterios budistas, lo que implicaba que podían añadirse elementos como plata y oro para dar más lustre a la pieza y por ende, añadir más brillo al sonido resultante. Y sabemos también que algunos de estos cuencos antiguos formarían parte de la colección de algunos maestros de sonido que habitaban en monasterios y viejas aldeas del Himalaya. Para estos cuencos sí que se precisaba añadir a la composición B25 pequeñas partes de níquel, plata y posiblemente oro, pero desdeñaban en la alquimia de la mezcla, metales como el hierro ,que no aportaba nada al sonido, o el mercurio, que podría resultar tóxico ya que como sabemos, los cuencos se usaban también para comer. Por no hablar del plomo, que amortajaba directamente el sonido.
Hemos de tomar las leyendas como formas mitológicas de contar una historia que nunca ha sido escrita, que no busca tanto la verdad como la exaltación de una circunstancia o hecho.
ESCASEZ DE CUENCOS ANTIGUOS
Lamentablemente los cuencos antiguos están en fase de extinción. Los cuencos Ulti por ejemplo, uno de los más solicitados por su sonido grave y cavernoso, ha desaparecido prácticamente del mercado.
El cuenco Linga, llamado así por tener una protuberancia en su centro, destacaba por el sonido límpido y sutil que surgía al friccionar la baqueta por el borde del cuenco. Las piezas que he encontrado en los últimos años, tienen unos precios desorbitados y su calidad no está en absoluto acorde con lo que se paga por ellos.
Otros cuencos antiguos, como los Jambati del Himalaya, son muy escasos. Tienen la particularidad de ser grandes y no muy pesados, lo que les hacía ser muy útiles para su uso terapéutico.
LEYENDAS PARA TODOS LOS GUSTOS
Llevo años diciendo a mis clientes que los cuencos antiguos que traigo no creo que tengan siete metales. Igual que advierto que la mayoría de ellos, tanto los nuevos como los antiguos, proceden de India, y no de Tíbet ni de Nepal. También les digo que un cuenco lo único que precisa es un buen maestro artesano y una aleación acertada en proporciones.
Pienso que el mejor cuenco que existe ahora en el mercado es el cuenco Maitreya. ¿Por qué? Porque está hecho con el único fin de que suene bien. Grandes artesanos del metal y del sonido han conseguido un cuenco bello y proporcionado en sus formas; un sonido riquísimo en armónicos que flota en el espacio durante un largo periodo de tiempo. Se templan en Nepal y no es barato, pero al menos se oye la diferencia. No es de extrañar que un maestro del sonido como Peter Hess, haya estado detrás de este proyecto.
Existen ahora cuencos que están muy solicitados por su aditivo mágico, mítico o esotérico. El más conocido es el llamado FULL MOON. Se trata de un cuenco nuevo, elaborado en el valle de Katmandú, Nepal, que según explica su constructor, se hace en noche de luna llena, absorbiendo así su energía en la estructura molecular del cuenco y dotarlo de un poder femenino y sanador.
Por un lado, es imposible saber si es cierto o no este argumento. Por otro, estuve probando bastantes para poder incorporarlos a nuestro catálogo, pero después de muchas vueltas, compré tan sólo dos a un precio, cómo no, elevado. Mi conclusión: hay leyenda, su precio es caro y su calidad muy normal.
Creo que la técnica que se ha de emplear a la hora de escoger un cuenco es tener donde escoger, observar las diferencias entre unos modelos y otros, que sea fácil de tocar y sobre todo, que su sonido nos encandile. Es decir, usemos la intuición. De esta forma nos aportará calma y abrirá un espacio de vacío en la mente donde la espiritualidad logre expandirse. El resto, lo pones tú.

Chema Pascual 

COLABORADORES Revista Verdemente

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?