Buscar

El Handpan en las monos de Javier Prieto

234 ILUS RITUAL w

El Handpan, uno de los instrumentos más telúricos que conocemos, se engrandece cuando es acariciado con manos expertas y estilo propio. Javier Prieto no engaña: al igual que habla con un inconfundible acento de su tierra gaditana; el flamenco está también presente en su música. Lo pudimos comprobar en el magnífico concierto que ofreció en Espacio Ronda de Madrid, el pasado 24 de marzo. Hablamos con él antes del concierto, para que nos contara su experiencia con este fabuloso instrumento.

¿Cómo descubriste el Handpan?

Yo era percusionista desde 1994. Tocaba el cajón para muchas compañías de flamenco, tanto de baile como de cante. Un día, la tienda de música en la que compraba mis instrumentos, me llamó y me dijo: “Ha llegado un instrumento que creo que es para ti”. Cuando vi aquella especie de ovni y lo toqué, le dije: en efecto, es para mí. Esto era en el año 2005.

Y ¿dónde aprendiste a tocar el Handpan?

En la calle, ja, ja, ja,... Ahí me he tirado 11 años, dejando a la gente boquiabierta con ese sonido espacial. Y te digo una cosa, si alguien se quiere dedicar a tocar el Handpan como un modo de vida alternativo, le aconsejo que toque en la calle. Allí se aprende, se interactúa muchísimo. Ves lo que funciona y lo que no, te hace estar concentrado porque siempre hay gente escuchando. Recuerdo que había gente que venía todos los días, no para verme a mí, sino para escuchar el Handpan. Estaban enganchados a su sonido, a su vibración.

Sí, ese efecto de quedarse como en blanco al escuchar un handpan se produce a menudo en el oyente. ¿A qué crees que es debido?

A la conexión, sin duda alguna. Es un instrumento mágico, un invento de un calibre impresionante. Porque el Handpan une los conceptos de los armónicos de los cuencos tibetanos con la melodía occidental. Por ello conecta con tu cuerpo y con tu espiritualidad, es un instrumento muy potente.

¿Hace falta ser músico para tocar el Handpan?

Bueno, en principio, no. Es un instrumento muy sencillo, que lo puede tocar cualquiera con unas pequeñas técnicas que se aprenden rápido. Con eso es suficiente y mucha gente no necesita más para disfrutar. Pero si profundizas en él, la cosa empieza a complicarse.

¿A qué te refieres?

Si te compras otro Handpan y comienzas a tocar los dos, precisas de ciertos conocimientos musicales. Pero es que, además, hay músicos que aplican la armonía para componer, y eso lleva al instrumento mucho más lejos. De hecho, nos enriquece mucho a los percusionistas saber que con este instrumento podemos hacer canciones y no sólo acompañarlas.

La compañía suiza Panart fueron los inventores de este instrumento. Al final, tuvieron que dejar de hacerlo. ¿Qué opinas de ellos y su Hang?

Su filosofía era crear un instrumento para crecer espiritualmente y se enrocaron mucho en esa perspectiva. No les gustaba la idea de que se tocara simplemente para divertirse. Un amigo mío decía que intentaron parar las olas del mar con las manos. Es humano que, cuando alguien ve algo que le gusta, quiera imitarlo y usarlo, aunque sea para otros fines distintos a los del inventor. De todos modos, a pesar de que no fueron muy educados con la gente en su última fase, la comunidad del Handpan está muy agradecida en general con su trabajo y se les respeta mucho por su creación.

¿Cómo está la escena de constructores de Handpans en España?

Desde hace unos años ha crecido mucho, llegando casi al nivel de Italia, que fueron los que empezaron a construir como locos. Ahora hay unos 15 constructores en España, que están trabajando muy bien. Y cada uno tiene su sonido y sus características.

Parece que cada vez hay más actividad en torno al Handpan.

Sin duda. En Lisboa acaba de celebrarse el “ Portugal Hand Pan Festival”, y en Junio se hará el mismo festival en Gerona. Mientras que en Francia, se celebrará a fínales de Junio un festival al que acuden más de 6000 personas.

Mañana vas a tocar por primera vez en Madrid en solitario. ¿Cuesta hacer conciertos de Handpan?

No es fácil montar un concierto para ir a ver tocar sólo a un instrumentista. En la Bienal de Sevilla de Flamenco, por ejemplo, triunfan los espectáculos de baile, mientras que los conciertos de guitarra nunca se llenan, a no ser que actúe Tomatito. ¡¡¡Y tocan los mejores del mundo!!! El Handpan es novedoso y está creciendo. Poco a poco será más común ver conciertos de este instrumento, y habrá espectadores para ello, con toda seguridad. Muchas gracias y suerte , pues, en el concierto.

JAVIER PRIETO EN CONCIERTO

En el escenario, tres Handpans esperaban al músico. Al comenzar a tocar, ya estaba presente el estilo que caracteriza a Javier, gracias a sus maneras de flamenco rítmico que, con gusto, compás e inteligencia, conduce al público a un viaje sonoro impresionante.

Que un solo músico se enfrente a un concierto de casi dos horas con sus instrumentos, y que al público se le hiciera corto, no es nada fácil. Pero la técnica de Javier está muy depurada y asimilada a su estilo: los redobles, las manos volando por el círculo rítmico de sus notas y cada dedo separado del resto, consiguen, a veces, que a uno le parezca escuchar simultáneamente a varios instrumentistas. En las manos de Javier, el instrumento se convertía en pura música, con su inspiración compositora –algo que Javier nos desveló como lo más complicado de su trabajo– su viaje mitológico a través de las canciones, y un caleidoscopio de efectos sonoros y trucos que fluían del instrumento a una velocidad por momentos demoníaca.

Dos horas de concierto que se pasaron en un suspiro, ¿o en un quejío?

Chema Pascual 

COLABORADORES Revista Verdemente

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?