Buscar

DANIEL GABARRÓ

DANIEL GABARRO FOTOREFLEXIONES PARA EL DESPERTAR
Imparte formaciones para empresas, administraciones y organizaciones que quieren adaptarse al nuevo paradigma: los viejos tiempos no volverán y es imprescindible abrirse a la nueva realidad que ahora se está imponiendo. También cursos para personas interesadas en su crecimiento personal y despertar espiritual, en la línea de Antonio Blay y Anthony de Mello. Profesionalmente es empresario, escritor, conferenciante, formador, diplomado en dirección y organización de empresas, maestro, psicopedagogo, licenciado en humanidades, diplomado en dirección y organización de empresas, experto en PNL y exprofesor de la Universitat Ramon Llull y de la Universitat de Lleida.

facebook  www

Cómo avanzar en tu crecimiento personal. 6 errores que evitar

237 ILUS DANIEL1 wCualquier camino de autoconocimiento hacia una vida en plenitud tiene una serie de pasos. No seguirlos, es como dar vueltas en círculos por el desierto.
Pero, al mismo tiempo, también debemos estar atentos a los peligros que puedan aparecer. Muchas personas han caído en estos errores y, por ello, no avanzan al ritmo que desearían ¿Los conocemos?.

PELIGRO 1: Ignorar las etapas del proceso y su orden

El primer gran peligro es ignorar los pasos que constituyen un proceso de autoconocimiento y su orden.
Empezar un camino interior, por ejemplo, sin haber comprobado que no mandamos en nuestra vida tanto como creíamos o sin herramientas de autoobservación para hacer un diagnóstico sobre una base real, es sinónimo de fracaso y nos llevará a estar atrapados siempre en el mismo lugar.
Lamentablemente, les ocurre a muchas personas que llevan años haciendo meditación, yoga o cursos: no se han movido ni un milímetro.

PELIGRO 2: Querer tener razón a toda costa

En este proceso de aprendizaje, debemos estar abiertos a aprender, pero evitando las dependencias o divinizaciones de quien nos enseña. Eso significa, a su vez, renunciar a luchar para tener razón y, en cambio, verificar y comprobar si lo que se nos ofrece es cierto o no.
Un/a maestro/a puede darnos información, pero seremos nosotros quienes la convirtamos en conocimiento. Por lo tanto, tenemos que huir de enseñanzas donde haya demasiada "veneración" por la persona que hace de maestro/a, porque a menudo acaban degenerando en dependencia y terminamos olvidando que somos nosotros quienes nos responsabilizamos de nuestro propio crecimiento interior.
En la vida, es indiferente tener o no tener la razón. Lo que importa es descubrir la verdad, cada vez, de forma más profunda. Así, nos embarcaremos en un camino de autoconocimiento, no para tener razón, sino para descubrir quiénes somos.

PELIGRO 3: No implicarse

Muchas personas se pasan la vida probando diferentes caminos, pero sin implicarse seriamente en ninguno. Consecuentemente, no consiguen profundizar nunca. Dicen buscar, pero no desean encontrar.
Cuando encontremos un camino, un curso, una práctica, una filosofía o similar que nos conecte con nuestra esencia, lo más sabio es implicarnos para recorrer el camino hasta el final.
A menudo, muchas personas se demoran y cambian de camino continuamente porque, en realidad, no quieren saber la verdad, no quieren tener problemas. Y esto es imposible: los problemas aparecen porque no los sabemos gestionar, porque no tenemos suficiente sabiduría. Pero es realmente el trabajo lo que nos ayuda a superarlos. No hacemos el trabajo interior para evitar los problemas, sino para descubrir su origen, para descubrir la verdad.

PELIGRO 4: Teoría en lugar de recursos concretos

El trabajo interior tiene que ofrecernos herramientas para verificar nuestras ideas erróneas y hacerlas caer, cuando éstas nos hacen sufrir. Pero nunca nos tiene que imponer la verdad.
Las herramientas son recursos prácticos y objetivos que nos permiten avanzar en nuestro crecimiento personal. Sin ellas, lo único que conseguimos es llenarnos de teoría, sin ningún resultado práctico y comprobable en nuestra vida.

PELIGRO 5: Confundir el vehículo con la verdad

El propósito del trabajo interior es descubrirnos y expresarnos; es aprender a ser feliz, a querernos y a mantener una paz interior invulnerable.
La forma cómo lleguemos a ese propósito no es relevante y puede ser diferente según el camino que se escoja. Hay diversos caminos, pero lo que realmente importa es que nos conduzca a nuestra esencia. Escojamos caminos que nos lleguen al corazón, que encajen con nuestra forma de ser.

PELIGRO 6: Caer en caminos mágicos

Vivir con plenitud siempre ha sido un propósito humano.
Sin embargo, en este momento, hay cientos de falsas terapias y de propuestas que se ofertan como soluciones mágicas y que se basan en “realidades intangibles” que te exigen una fe ciega. Te ruego que pongas en cuarentena todas estas afirmaciones, ya que la gran mayoría de ellas no aportan nada útil. Solo te hacen perder el tiempo y el dinero.

¿Y AHORA QUÉ?

Te animo, pues, a transitar caminos de autoconocimiento sólidos y evidentes, alejados de afirmaciones mágicas, por más tentadoras que estas parezcan. Si algo no es sólido y real, tampoco puede ofrecerte ninguna ayuda verídica. Lógico, ¿verdad?
También puedes echar un ojo a Aula Interior (www.aulainterior.com): un curso profundo de autoconocimiento de un año entero para quienes quieren una transformación profunda y real. Se puede hacer presencialmente en Madrid, Barcelona y Lleida o en versión online.
El primer módulo online es gratuito. Pruébalo, seguro que te inspira.
En todo caso recuerda: lo más importante de tu vida eres tú. Dedícate tiempo de calidad.

El Autoconocimiento, ¿una herramienta para todos?

238 ILUS DANIEL webCómo estar TODAVÍA mejor

“Cómo ser feliz” es, sin duda, una de las búsquedas más recurrentes en Internet. Algo completamente normal, ya que a todos y todas nos interesa saber cómo tener una vida más plena y sin menos preocupaciones.
Sin embargo, mucha gente cae en el error de pensar que solo es necesario realizar un trabajo personal cuando estamos pasando por un mal momento. Paradójicamente, es precisamente entonces, cuándo menos resultados se obtienen.

NO HAY QUE ESTAR MAL PARA QUERER ESTAR MEJOR

En general, cuando una persona nos explica que está realizando un trabajo interior, pensamos que es porque está atravesando algún tipo de dificultad o bache personal.
Creemos, erróneamente, que solo cuando estamos mal merece la pena ir hacia dentro para encontrar un poco de luz y descubrir las causas de nuestro sufrimiento.
¡Pero nada más lejos de la verdad!
Básicamente, por una razón muy sencilla: cuando vivimos situaciones muy dolorosas, nuestra mente tiende a cerrarse. Por lo tanto, cualquier cambio que intentemos implementar siempre será mucho más lento y costoso que si lo hiciéramos en otras circunstancias más favorables. Cuando la mente está abierta, todo fructifica a mayor velocidad y, por ende, se obtienen resultados mucho más rápidos.
Como decía mi maestro: el autoconocimiento es demasiado bueno para que solo lo hagan las personas quesufren.

LAS 2 PUERTAS AL AUTOCONOCIMIENTO

Dicho esto, entenderemos que existen dos caminos para emprender un trabajo personal y de autoconocimiento (aunque a priori quizás solo viésemos uno). El recorrido será similar, pero el ritmo será totalmente distinto. Veámoslo.
Por un lado, encontramos aquellas personas que acceden al trabajo interior a causa del sufrimiento. Saben que la plenitud sí es posible, pero al no encontrarla en su cotidianidad de forma natural, empiezan a buscarla. Es decir, se dan cuenta de que hay un contraste entre lo que son (pura esencia, comprensión y amor) y el dolor en el que viven. Ese sufrimiento es el que les empuja a buscar.
El hecho de que tengan circunstancias difíciles por resolver les implicará avanzar a un ritmo más lento. En primer lugar, porque deberán descubrir cuáles son sus automatismos y sus creencias limitantes y el dolor tenderá a deformarlas: eso lo enlentecerá. En segundo, porque tras realizar un profundo trabajo de observación, necesitarán distanciarse del dolor concreto para detectar cuál es la mejor solución, ¡y no es fácil! Por último, tiempo y constancia para llevarlo a cabo: el dolor les aprieta y no tienen tiempo para trabajar en los cimientos, quieren librarse del dolor como sea.
¡Atención! No digo que sea imposible aprovechar el trabajo interior si se llega al mismo con una herida abierta. Pero sí se requerirá más sabiduría y compromiso hacia el trabajo a realizar.
Por otro, encontramos aquellas personas que llegan al trabajo interior por la puerta del bienestar. Son personas que viven una vida feliz, pero saben que aún pueden llegar a ser felices y plenas. Son personas que gozan y quieren multiplicar su gozo.
En este caso, el trabajo a realizar es mucho más ágil. Al tener una base sólida y estable, avanzan más rápidamente y con mayor seguridad. Metafóricamente, es como tener los cimientos de una casa y empezar construir encima. Mucho más sencillo que iniciar la construcción desde cero, ¿verdad?

LAS 3 FASES DEL TRABAJO INTERIOR

Al margen de la puerta por la que entremos, todos los seres humanos pasaremos por 3 grandes fases.
Primero, por la fase de inocencia: cuando nacemos somos una pizarra en blanco, sin ninguna información ni herramientas para interpretar la vida. Pura inocencia.
A continuación, aparece la etapa de ignorancia y el ego, con los automatismos y las creencias que nos limitan. Caemos presos de un personaje que toma las riendas de nuestras decisiones más personales. Cuesta que la vida sea gozosa y vivimos confusión y dolor.
Finalmente, tras un cierto trabajo interior, aparece la etapa de la sabiduría. Tenemos información útil para que la vida sea un lugar bello y placentero. Aprendemos a gozar de todo y en cualquier circunstancia, a gobernar la propia vida en beneficio propio y de los demás.

Y TÚ, ¿QUIERES ESTAR AÚN MEJOR

La felicidad es un estado que se alcanza fácilmente cuando partimos de un buen campamento base. Por eso remarco que no es necesario estar mal para iniciar un camino de autoconocimiento.
Precisamente, es cuando se tiene bastante bienestar cuando se puede ir hacia la profunda felicidad que somos desde la alegría y no desde la lucha.
Quizás, en este punto, te preguntes: ¿es ahora mi momento?
Para averiguarlo, te propongo un ejercicio muy sencillo: puntúa la felicidad con que has vivido cada día con una nota del 1 al 10. Hazlo, como mínimo, durante dos semanas. Luego, es tan fácil como hacer la nota media.
Si obtienes entre un 1-6, quizás sea el momento de plantearte dejar a un lado el sufrimiento y las preocupaciones, y empezar a vivir sin menos peso. Si te apetece, puedes probar las primeras lecciones gratuitas del curso de autoconocimiento online Aula Interior: www.aulainterior.online
Si obtienes entre un 7-10, significa que te encuentras en un momento de bastante sabiduría. En ese caso, ¿quieres dar un paso más y vivir aún con más felicidad y sabiduría? Si te apetece, te animo a dar una ojeada al curso Aula Interior, que puede hacerse presencialmente en Madrid, Lleida y Barcelona, pero también totalmente OnLine. Tienes toda la información en www.aulainterior.com
Decidas lo que decidas, recuerda: “el autoconocimiento es demasiado valioso para dejarlo solamente a quien vive en el dolor”.
¡Convierte tu vida diaria en una gozosa obra de arte!.

7 pasos para alcanzar la felicidad

236 DANIELEl viaje más importante que podemos hacer es hacia uno mismo/a.

Desde mi experiencia, para transitar este camino, es fundamental seguir una serie de pasos de forma ordenada. Sino, es imposible avanzar. ¿Cuáles son estos pasos?

PASO 1: Verificar que no mandamos en nuestra vida

En primer lugar, tenemos que darnos cuenta de algo evidente, pero que a la mayoría nos pasa desapercibido: no mandamos en nuestra vida tanto como creemos.

Por ejemplo, cuando nos enfadamos o nos preocupamos, el enfado y la preocupación surgen en cuestión de segundos. Nosotros no hemos decidido vivir eso de forma voluntaria, sino que aparece de repente, como la lava de un volcán. Lo mismo suele ocurrir cuando una acción no tiene el resultado que esperábamos. Nosotros no escogemos conscientemente sentirnos mal, sucede en contra de nuestra voluntad.

Todo eso ocurre porque somos víctimas de un automatismo, de una programación: no tenemos un ego... ¡el ego nos tiene a nosotros! No mandamos en nuestra vida.

PASO 2:  Descubrir las creencias que nos limitan

Además de lo anterior, antes de empezar será imprescindible descubrir las creencias que nos boicotean cualquier trabajo interior. Se trata de una serie de límites mentales, que residen en el inconsciente y que nos impiden avanzar en este proceso de autoconocimiento.

Son creencias del tipo: “no seas egoísta, piensa primero en los demás”, “soy bueno/a cuando sufro por alguien“, “el otro me tiene que hacer feliz”, etc.

PASO 3:  Observar al Ego que nos atrapa

Tras lo anterior (y solo tras haberlo hecho, o no avanzaremos) hay que observar a este mecanismo o ego que nos posee y que, hasta ahora, había pasado totalmente desapercibido.

Por lo tanto, el tercer paso implica tener herramientas concretas, útiles y prácticas para observar aquel que manda en nuestra vida, al personaje o ego que nos ha usurpado el poder. En esta etapa, solo observamos y no hacemos ningún cambio: el mismo deseo de cambio suele ser una parte más del ego a observar... ¡y eso suele pasar desapercibido a mucha gente!

PASO 4: Diagnóstico

Si en el paso anterior hemos observado nuestro mecanismo, ahora será fundamental ordenar las informaciones que hemos obtenido en un diagnóstico.

¿Por qué?

No es lo mismo tener dolor de cabeza, que haberse roto una pierna o tener una insuficiencia renal. En todos los casos podemos sentirnos enfermos, pero el diagnóstico será totalmente distinto; es decir, no existe una única enfermedad ni una única medicina que lo cure todo.

Sin un diagnóstico concreto, ¿cómo sabríamos qué necesitamos para reequilibrar nuestra vida?

PASO 5: Escoger y aplicar las medicinas que van a reequilibrarnos

Metafóricamente, podemos decir que cada persona tiene tres grandes capacidades: la capacidad de comprensión, la capacidad de amor y la capacidad de acción. Cuando cada una de estas capacidades se expresa de forma equilibrada, gozamos de una vida plena y feliz.

Sin embargo, cuando alguna de ellas no se ha desarrollado lo suficiente o lo ha hecho en exceso, empiezan a surgir las dificultades y los desequilibrios.

El hecho de haber realizado un diagnóstico previo, nos permitirá aplicar las medicinas adecuadas para reequilibrarnos en cada una de estas tres capacidades.

PASO 6: Limpieza de los traumas del inconsciente

Una vez iniciado el proceso de reequilibrio de nuestros tres centros, merecerá la pena ir hacia atrás en nuestra historia, para localizar aquellas situaciones o momentos que quedaron grabados en nuestro inconsciente, generando así una serie de traumas.

En esta etapa se abre una gran oportunidad para recuperar esas capacidades y multiplicarlas. ¿Cómo? Liberando de ellas los traumas que nos retienen una gran cantidad de energía y, a la vez, descubriendo muchas de sus posibilidades que, hasta el momento, habían quedado sepultadas bajo el peso de la programación que nos atrapaba.

PASO 7: Descubrir y vivir desde la Esencia

Tras lo anterior ya podemos empezar a conectar, de forma estable, con nuestra Esencia. Ahora podemos conectar con la Vida, con nuestra Realidad profunda. Antes era imposible. Pero para hacerlo hay una serie de instrucciones concretas que hay que conocer. No basta con la buena voluntad.

En esta última etapa, empezamos a tener una vivencia de verdadera comunión con la totalidad, una vivencia de unidad, una vivencia de amor, una vivencia de comprensión, de entender que todo tiene un sentido y una dirección y, a la vez, una vivencia de formar parte de un universo. Naturalmente, también esta vivencia se va abriendo paso en nosotros gradualmente, pero tiene un sabor tan auténtico y tan real, que lo transforma todo.

ESCOGER LA RUTA ADECUADA

Hoy en día, existen muchos caminos de autoconocimiento. Te animo a implicarte en uno, que despierte tu confianza y de la mano de alguien que lo haya recorrido antes para no perderte en las distintas etapas.

Para saber cuáles son, puedes descargarte gratuitamente el e-book donde explico estos pasos y los peligros a evitar: www.danielgabarro.com/verdemente

También, puedes echar un ojo a Aula Interior (www.aulainterior.com): un curso profundo de autoconocimiento de un año entero para quienes quieren una transformación profunda y real.

El primer módulo es gratuito: seguro que te inspira.

En todo caso recuerda: lo más importante eres tú. Actúa. Invierte en ti. Transforma tu vida.

 

COLABORADORES Revista Verdemente

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?