Buscar

El mejor regalo eres tú

229-DANIEL

Cómo vivir la Navidad desde lo esencial
Ana mira el reloj. Son las 08.59 h. Solo queda un minuto para que la tienda abra y ella es la primera de la fila. Ha hecho cola durante un par de horas, pero esta vez sí, podrá comprarle a su hijo el último móvil del mercado. Todo sea por ver su cara de alegría al abrir el regalo.
Durante los últimos meses no ha podido estar mucho con él. El trabajo, las obligaciones, una separación repentina…Pero está convencida que el móvil podrá compensar todo eso. 

¿QUÉ OCULTAN MUCHOS REGALOS?

La Navidad actual se basa en una idea errónea que nos hace sufrir: cuántos más regalos recibamos, mejor. Y, si son caros, mejor que mejor.
Si nos fijamos, los niños y niñas han aprendido esta idea desde bien pequeños y reclaman a sus padres una lista interminable de juguetes. Muchos de los cuáles terminarán dentro del armario el resto del año.
¿Por qué? Porque la sociedad nos ha hecho creer que cuánto más tengamos, más ricos seremos. Y eso nos lleva, inevitablemente, a acumular muchas cosas aunque no las usemos para nada.
Pero creer en eso nos hace infelices. Mientras sigamos aferrados a esta creencia, compraremos compulsivamente cosas para nosotros/as mismos/as y para los demás, creyendo que eso nos hace ricos.
No obstante, la verdadera riqueza se encuentra en otro sitio bien distinto. 

EL SENTIDO DE LA NAVIDAD

El propósito de la Navidad no es el intercambio de regalos materiales.

La Navidad nos recuerda la oportunidad que tenemos de volver a nacer. Es un período en el cuál podemos dejar caer todo aquello que creemos que somos (el ego-idea) y todo aquello que nos gustaría ser (el ego-ideal), para focalizarnos en lo que verdaderamente somos.
Porque, en realidad, lo que somos es puro amor, pura comprensión y pura energía. No somos ni el cuerpo, ni las ideas, ni los prejuicios… somos algo más que todo eso.
Cuando entendemos esta idea y somos capaces de aceptarla, nos damos cuenta que nuestra presencia es el mejor regalo que podemos dar a los demás.
¿Y qué implica nuestra presencia? La conciencia de lo que somos, la renuncia de la queja y de la culpa, la decisión de dar nuestro máximo, la voluntad de amar a los demás al margen de los sentimientos que nos despierten y la aceptación de todo lo que ocurre como parte de nuestro crecimiento.
Este es, si lugar a duda, el mejor regalo que nos podemos hacer a nosotros/as mismos/as y a los demás.

ESTAR SIEMPRE EN PRESENCIA 

Para poder mantener este estado de plenitud y compartirlo con los demás, es fundamental practicarlo.
El primer paso es darse cuenta que muchas veces actuamos de forma mecánica. Solo identificando nuestras mecanicidades, podremos decidir libremente nuestra conducta.
El segundo paso es entender que no somos los pensamientos, las emociones, ni el cuerpo. Una cosa es el ‘Yo’ y la otra es la mente o el cuerpo.
El tercer paso es intentar vivir siempre desde el aquí y el ahora. Las personas que sueñan en la felicidad de un momento futuro pierden la oportunidad del momento presente. Lo mejor es estar conectado con este instante y fundirse con él. De este modo, cualquier experiencia es vivida desde todos los sentidos.
Por último, merece la pena cuestionar nuestros pensamientos. Cada día, tenemos alrededor de 60.000 pensamientos. Si tuviésemos que creerlos todos, ¡acabaríamos volviéndonos locos!
Por ello, ante una idea que nos haga sufrir y que detectemos que se repite con frecuencia, merece la pena preguntarnos: ¿qué dice esto de mí? ¿qué dice este pensamiento de la forma que tengo de ver el mundo? La respuesta nos mostrará aquellas creencias que aún nos limitan y nos impiden ser quiénes estamos destinados a ser.

UN REGALO (DE VERDAD) PARA TI

Como habrás podido comprobado, los regalos materiales pueden ser un detalle muy bonito hacia alguien, pero no tienen sustancia per se. Es decir, no contribuyen a la conexión con nuestra verdadera esencia.
Por eso, este año, quiero regalarte algo totalmente diferente.
Te invito a descubrirte y a cuidarte, porque tú eres la persona más importante de tu vida. ¿Cómo?
Por un lado, con dos clases gratuitas en el curso Universidad de Vida: un espacio de profundización del trabajo interior. Las encontrarás en www.danielgabarro.com/verdemente
Por otro, con un descuento para mi último libro, que he escrito junto a Daniel Lumera. En él, reflexionamos sobre temas tan cruciales en nuestra vida como el amor, el perdón o el agradecimiento, y ofrecemos propuestas prácticas para el día a día. Lo encontrarás en la misma web.
Te deseo una Navidad llena de conciencia y amor. 

Tagged under: Ramiro Calle

COLABORADORES Revista Verdemente

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?