Buscar

239 ILUS VISION okEl recién nacido ve borroso. Por eso, normalmente su madre se acerca a su cara para hablarle y es muy importante para el bebé el contacto visual en los primeros días de vida.
Durante los primeros meses va aprendiendo a fijar la mirada, a seguir el movimiento, a coordinar el uso de los dos ojos, a distinguir los colores. Más tarde empiezan a tener percepción de profundidad y a buscar objetos que salen de su campo de visión, comenzando la aventura de la visión periférica.
Así, vamos consiguiendo todas las cualidades de la buena visión.
Entonces, ¿qué ocurre con la visión de nuestros niños? ¿Por qué tantos niños llevan gafas?
Dicen que es el ritmo de vida, que el entorno no es favorable a mantener una buena visión.
En un trabajo de investigación con esquimales: los abuelos no tenían miopía y dos generaciones después, tras introducir las escuelas en el lugar, los nietos desarrollaron miopía, lo que avala que el cambio de costumbres y hábitos tiene que ver con el desarrollo de los problemas de visión.
En primer lugar, pasan el día en el colegio, mucho tiempo sentados, con posturas poco saludables. A esto se añade que a veces están aburridos escuchando al profesor y otras en tensión por si les preguntan la lección o por miedo a fallar. En segundo lugar, y no menos importante, están demasiado tiempo entre libros, cuadernos y pantallas y dispositivos digitales, tanto en el colegio como en casa. Pantallas, pantallas y pantallas y menos vida real. Esto es un desafío para los ojos y los agota por el hecho de estar enfocando mucho rato a la misma distancia y en dos dimensiones. Los ojos se fatigan, dejan de parpadear y la mirada se fija perdiendo la conciencia de la visión periférica. Un desequilibrio demoledor.
En tercer lugar, y consecuencia de lo anterior, los niños pasan mucho tiempo en el interior y no disfrutan lo suficiente de la luz natural, de los espacios abiertos y actividades al aire libre. Además no se mueven tanto como sería deseable. En el colegio están más tiempo sentados que en movimiento. Así, los ojos quedan también “aparcados”. Para compensarlo, los padres les apuntamos a actividades extraescolares, que están muy bien, todas muy interesantes, pero llegan en un momento del día en que están agotados, tras la jornada escolar…Y por último, pero no menos interesante, es importante el estado de ánimo, las emociones.
A los ojos les afecta la tensión mental, y la tensión emocional.
Hay situaciones en las que, de niños, nos vemos sin recursos para reaccionar o gestionar lo que nos pasa. El nacimiento de un hermano, la separación de los padres, la regañina de un profesor, el dichoso “bulling” en la escuela… Todo esto genera tensión, también en los ojos y por tanto, mala visión. Los ojos se quejan y nos dejan un mensaje: visión borrosa, dolor de cabeza, fatiga ocular, escozor o picor…
Para atender a este mensaje y antes de recurrir al uso de gafas EL MÉTODO BATES DE VISIÓN NATURAL devuelve a los ojos la capacidad para volver a ver sin esfuerzo.
¿Cómo? Aplicando los principios del Método (movimiento, centralización, relajación) a través de juegos visuales que enseñan a los niños a usar sus ojos tal como la naturaleza los diseñó para usarlos.
Los ojos están diseñados para moverse, para cambiar el enfoque cerca y lejos, para ver el espacio, la tridimensionalidad, seguir objetos en movimiento y tener un equilibrio entre el centro y la periferia, orientarnos en el espacio, ver los detalles…
EN RESUMEN:
• Luz natural, espacios abiertos para que la mirada tenga por donde viajar.
• Movimiento en todas direcciones mirando con interés
• Descanso, posibilidad de cerrar los ojos e imaginar, desarrollar la memoria visual.237 ANUN VISION NATURAL ok
• Y… JUGAR.
Son niños y les encanta el juego, y no neguemos que a nosotros, los adultos, ¡también!
La buena noticia es que en la Visión Natural, los educadores visuales usamos el juego para transmitir los principios de buena visión a los niños. Jugando se aprende más y es el mejor lenguaje para conectar con un niño.
Llevemos la Visión Natural a nuestras casas y colegios. ¡Hagamos que los pequeños y no tan pequeños tengan buena visión!
Padres y profesores, que están con niños, un mensaje claro: igual que les decimos lo importante que es lavarse los dientes, asearse, beber agua y comer bien… ¿sabemos lo importante que es usar bien los ojos y cuándo estamos usándolos con tensión? (saber reconocer estos signos de tensión visual es el primer paso para enseñar a los niños con nuestro ejemplo).
Infórmate en la ESCUELA MÉTODO BATES DE MADRID de los cursos para aprender Visión Natural.

Amelia Jurado

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Más en esta categoría: Viviendas colaborativas o Cohousing »

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?