Buscar

¿Y después del conoravirus qué?

246 ILUS JANUwEn estos momentos en que por fin vislumbramos el final del túnel y todos nos sentimos esperanzados y deseosos de la vuelta a la normalidad, tal vez sea una buena ocasión para hacer algunas reflexiones y comprender mejor este proceso que estamos viviendo.

El tiempo que hemos pasado confinados ha representado un desafío para nuestra necesidad de expresarnos. Todo lo que ES necesita expresarse, las plantas lo hacen floreciendo, los animales juegan, se cortejan y cazan, el ser humano necesita expresar lo que es y de forma natural lo hacemos a través del movimiento. La necesidad de movernos es un aspecto imprescindible del desarrollo de lo que somos, desde que nacemos, hasta el momento final de la muerte, en que nos paramos definitivamente.

Esta parte fundamental de nosotros, es lo que en la Medicina China llamamos el elemento Madera, y está relacionado con nuestro Hígado, los músculos, los tendones y el sentido de la vista. Cuando hablo del Hígado (con mayúscula), me estoy refiriendo a todo un sistema de funciones, que aunque tienen mucho que ver con nuestro querido órgano, abarca más aspectos. Es todo lo que supone movimiento y dinamismo en nuestra vida, desde lo más físico, como es el movimiento corporal, lo que implica la acción de los músculos y tendones, y los impulsos nerviosos que llegan desde nuestro cerebro para dirigir el movimiento. A lo que es más propio de la imaginación, la creatividad, la extroversión, las respuestas ante las situaciones de la vida, como el movimiento que necesita nuestra psique para mantener un equilibrio saludable con el entorno, frente al estrés o la ansiedad, derivados de no poder mantener una relación saludable con lo de afuera. Como ya he comentado en anteriores artículos, cuando nuestro aspecto Hígado-Madera (que es lo mismo) tiene lo que necesita, que es movimiento y expansión, como vía de expresión del SER, nuestra relación con el mundo es amable, dinámica, divertida y fructífera. Pero cuando al SER no se le permite expresarse, en la mayoría de los mamíferos va a producir frustración y resentimiento, y como consecuencia si no sabemos gestionar adecuadamente esas emociones, provocará rabia y agresividad.

Por otra parte, creo que la mayoría de nosotros hemos pasado más tiempo de lo habitual delante de pantallas, del ordenador, la televisión o el móvil, con el consiguiente sobreesfuerzo para la vista y es importante saber que la vista se nutre de la energía del hígado, ya que rige los músculos que regulan el ajuste del enfoque visual a diferentes distancias, y es totalmente antinatural mantener durante mucho rato la mirada en una misma distancia. Esto machaca literalmente nuestra vista. Además, los ojos son los órganos del cuerpo que más energía y glucosa consumen después del cerebro. Cuando trabajan con atención, como es mirar una pantalla, necesitan de un gran aporte de sangre y de glucosa (ojos rojos e irritados después de mucho rato), que el hígado deberá suministrar por lo que bajo esas circunstancias de concentración, también el hígado se vacía de energía, sin recibir el movimiento físico que necesita para renovar y limpiar la sangre.

Por lo que vemos, nuestro sistema Hígado es el gran perjudicado ante una situación de confinamiento, de ahí que aparezcan a posteriori distintas manifestaciones emocionales, como agresividad, ansiedad, miedo… tal vez lo que más nos haya salvado, es la creatividad que cada uno de nosotros hayamos sido capaces de desarrollar en nuestra vida durante este tiempo.

Y esta creatividad también viene del sistema Hígado. La capacidad de ser creativos y reinventarnos es algo que forma parte de nuestra esencia como seres humanos y nos salva del aburrimiento, que por cierto es la principal causa de problemas del corazón. Mi intención con este artículo, es ayudar a comprender cómo funcionan nuestras energías y nuestro psiquismo, ante esta situación que hemos pasado. Ahora es el momento de devolver el movimiento natural a nuestros sistemas energéticos, y a nuestro cuerpo, porque de ello va a depender en gran medida nuestra recuperación y nuestra salud física y emocional.

Janú Ruiz

jEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.escuelaqigongjanu.com

Tfno. 914131421 - 656676231

Más en esta categoría: « Ayurveda en Verano