Buscar

Viviendas colaborativas o Cohousing

239 ILUS TRINI okLos seres humanos constituimos un raro espécimen sobre este planeta al que se le ha concedido una capacidad única: poder elegir. Esta capacidad nos otorga un enorme regalo: pone en nuestras manos (o más bien en nuestras mentes) la posibilidad de crear aquellas circunstancias que pueden hacer que nuestra vida se desarrolle de manera más satisfactoria. Indudablemente todos valoramos el hacer valer este derecho, aunque muchas veces renunciamos a él sin apenas darnos cuenta.

Nuestras vidas se desarrollan en un medio social, que si bien nos provee de muchas cosas necesarias para nuestro desenvolvimiento, a menudo se encarga también de que nos autolimitemos alimentando creencias que nos llevan a amoldarnos a modelos establecidos que no nos satisfacen, o a enfrentarnos a ellos desde la crítica o la revuelta y no desde la comprensión de que tenemos otra opción: crear aquello que soñamos.

En el trascurso del convulso siglo XX (conflictos bélicos desgarradores, conflictos sociales...) ,en esta parte del mundo, se ha ido fraguando un modelo de convivencia que si bien parece haber superado las expresiones más violentas anteriores, a menudo tiene sus limitaciones, puesto que potencia desmesuradamente el valor de lo individual sobre lo social o comunitario. Se empuja a considerar lo material como la mayor fuente de nuestro bienestar y se potencia la idea de llegar a hacerlo todo idealmente, contando solo con las propias fuerzas al tiempo que sutilmente fomenta la desconfianza hacia el otro. Es un “sálvese quien pueda” que como contrapartida hace que nos sintamos vulnerables frente a situaciones complicadas donde nuestra autosuficiencia se ve amenazada. Al mismo tiempo nos priva de poder enriquecer nuestra experiencia de vida en muchos aspectos al desarrollarse ésta en un cierto aislamiento, que en ocasiones puede ser dramático. En cualquier caso, este modo de vivir lo social hace que una parte de nosotros no se sienta atendida: esa llamada interna que sentimos a unirnos al otro y desde la libertad de cada uno crear lazos de colaboración y apoyo mutuo. Y nos surge esta pregunta ¿Es esto acaso una utopía?

Como respuesta, a mediados del siglo XX en Dinamarca varios grupos de personas se plantean nuevas formas de convivencia donde aunar lo individual y lo social de una manera más satisfactoria. Inician así la construcción de los primeros cohousing o viviendas colaborativas.

La libertad individual, el hecho de que cada individuo desarrolle lo mejor de sí mismo es, no solo respetado sino estimulado por el grupo con quien se convive. Y al mismo tiempo este hecho contribuye de un modo natural al bienestar del conjunto. Cada uno posee conocimientos y capacidades que pone al servicio de los demás, enriqueciendo de este modo su experiencia de vida y al mismo tiempo disfrutando de la satisfacción de sentirse útil para el otro. Esta forma de convivencia también amplía esos lazos afectivos que nos hacen más agradable la vida al tiempo que muchos aspectos en lo cotidiano se ven facilitados. De un modo natural todos cuidan un poco los unos de los otros, sin que eso suponga una carga para ninguno de ellos. Los niños pueden educarse en un ambiente donde se amplía sus relaciones más allá de su núcleo más cercano y pueden ser atendidos también por otras personas en esta especie de “familia ampliada”; los adultos enriquecen momentos de sus vidas compartiendo en este grupo humano que recuerda los pueblecitos de antaño y donde el contacto es estrecho y cercano; los mayores pueden ver con tranquilidad como sus capacidades van disminuyendo sin que ello les aparte de su entorno social y humano.

239 ANUN CB TRINI 3 webEn la actualidad este modelo de convivencia está muy extendido en los países del norte de Europa y en Estados Unidos. En menor medida, en otros lugares del mundo. En España ya contamos con varias experiencias de cohousing y sobre todo en estos últimos años el interés que se está despertando por conocer más a fondo esta de forma de convivencia es enorme. ¡Más de medio centenar de proyectos se encuentran en este momento en distintas fases de realización, distribuidos por toda la península y las islas! Los hay intergeneracionales y otros especialmente dirigidos a mayores de 65 años.

Los hay eligiendo un medio urbano para su ubicación, o bien un espacio rural o en plena naturaleza. En cada uno de ellos, sus integrantes eligen su proyecto arquitectónico y sus formas de funcionamiento desde un principio de respeto a la participación de todos de un modo igualitario. Es decir: comparten características comunes generales...y el resto lo crea cada grupo a su manera, pues justamente lo esencial que los define, aquello que está en la base de su creación, su motivación esencial siempre es ésta: SU FIRME DECISION DE TOMAR EL PODER SOBRE SUS VIDAS.

Cohousing Bustarviejo

www.cohousingbustarviejo.com

Más en esta categoría: « Visión Natural también para niños

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?