Buscar

Feminidad sagrada. Bailando con la Luna

196 LALITA“Lo femenino está fragmentado, hecho pedazos, y diseminado por la faz de la tierra.
Las mujeres hemos sido aisladas unas de otras y en nuestro interior nunca nos hemos sentido el centro de la autoridad.
No se trata ahora de volver al pasado, sino de despertar los sentidos del INSTINTO y la FUERZA necesaria para activar lo que nuestros CUERPOS saben que es VERDADERO”

Como Mujeres, tenemos la oportunidad de rescatar y recuperar la Feminidad que nos habita, lo Sagrado de nuestro cuerpo, lo Natural de nuestros ciclos, ritmos y vida. El primer paso es reconocernos y aceptarnos a través de nuestro cuerpo, mágico templo de transformación, vida y creación. Aquietar el ritmo y permitirnos escuchar nuestras necesidades corporales, emocionales y cíclicas. Poseemos un cuerpo de naturaleza cambiante, cíclica y rítmica, y en sintonía con los ciclos y ritmos de la Naturaleza.
Observar los cambios durante el día y la noche, durante las fases de la Luna, y las Estaciones del año nos permitirá comprender con facilidad estos diferentes estadios corporales, mentales y emocionales. Nuestro cuerpo, de forma natural está en sintonía con la Madre Tierra y atiende las mismas necesidades de reposo, nutrición, transformación, expansión y creación que Ella.
“La Feminidad Cíclica de la Naturaleza, la Luna y la Mujer, nos ayuda a percibir que nuestra Esencia es mutable, y Danza en la Espiral de la Vida-Muerte-Vida.”
La Feminidad Consciente es una Danza Sagrada, que abraza el Cuerpo de Mujer como Vuelta al Origen, vuelta a lo Natural, vuelta al Hogar. Despertar desde el Cuerpo, nos muestra nuestras necesidades vitales, esenciales y naturales, y nos impulsa a desarrollarnos y evolucionar como Mujeres.
Cuando la Mujer deja atrás la niñez, y recibe la bendición de su primera sangre, acoge en su cuerpo y en su vientre la oportunidad de experimentar diferentes formas, arquetipos, emociones, pensamientos y necesidades.
Es durante la etapa de la Menstruación, que como Mujeres accedemos a la información celular que alberga nuestra sangre, y si además estamos receptivas, podremos percibir el mensaje de activación en nuestro cuerpo a través de la energía de la Luna, los Sueños, la Mitología y los Arquetipos del Inconsciente.
Cada mes tenemos la oportunidad de renacer, de morir, de renovarnos, de dejar atrás lo viejo, de mudar de piel.
Para hacer este acto consciente, tan sólo necesitamos observar, tomar un poco de tiempo para dedicarnos cada día a reflexionar cómo nos encontramos y relacionarlo con la fase del ciclo menstrual y lunar en el que estamos.
Anota en un diario tu Mestruación. Haz un Diagrama Lunar: Observa en qué fase se encuentra la Luna (si ya estás relacionada con este paso, puedes observar qué signo está transitando la Luna en esos días).

1.    I Fase: LA BRUJA
Es el momento del Sangrado, la mujer está en conexión completa con la Tierra. Buen momento para pasear, ir al campo, y encontrar momentos de soledad y descanso. La Bruja alude a la capacidad intuitiva, de conexión y percepción extrasensorial que la Mujer experimenta durante estos días.
Anota cuántos días dura tu Sangrado, cantidad y flujo. Cómo te encuentras en estos días, aprovecha para descansar más, bajar el ritmo de trabajo físico y mental. Medita más, percibe la capacidad de concentración y de introspección que experimentas en estos tres o cuatro primeros días del ciclo.
Son días de limpieza, física, mental y emocional. Momento de liberarnos de aquello que ya no necesitamos. Días óptimos para ayunar, limpieza de armarios, casa…recibir masaje y terapia.
Esta fase se puede sintonizar con la Fase de la Luna Nueva, oscuridad, y momento de quietud antes del nuevo inicio o renacer.
2.    II Fase: LA VÍRGEN
Es el momento que precede al sangrado, en estos días siguientes, comenzamos a percibirnos con mayor energía vital, más independientes y activas. El cuerpo renovado, comienza un nuevo ciclo.
La Virgen alude a la mujer joven capaz de afrontar todos los nuevos objetivos y desafíos que le presente la vida. Energía dinámica, buen momento para iniciar nuevos retos y proyectos.
Anota cuántos días dura esta fase en tu ciclo, y a ser posible en qué fase se encuentra la Luna durante la misma. Podría corresponder al momento de Luna Creciente.
3.    III Fase: LA MADRE-AMANTE
Esta fase acontece con el momento de la Ovulación (dependiendo de cada mujer, coincide con el día 10-12 del ciclo). Es un momento de máxima actividad, la energía vital es radiante y expansiva. Observa como vivencias tu ovulación, qué cambios encuentras en tus necesidades corporales y de movimiento. Cómo abrazas este momento de estar más hacia fuera, extroversión y brillo interno. Es buen momento para quedar con amigos, salir, alimentar proyectos o ideas que ya existen.
Anota cuántos días dura tu ovulación, si percibes inflamación en ella, si eres capaz de percibir por cuál de los dos ovarios estás ovulando. Y cómo te encuentras en esta fase, ¿estás cómoda en ella? Esta fase se sintonizaría con la Luna Llena.
4.    IV Fase: LA HECHICERA
Esta fase acontece el momento de soltar y liberar, antes de llegar a la fase inicial de mestruación. En este instante la Mujer se vuelve muy creativa y perceptiva, su concentración se focaliza y es capaz de desarrollar funciones concretas durante largo período de tiempo.
Coincidiría con la Luna que comienza a menguar, y decrecer, por lo tanto nos brinda la oportunidad de vaciarnos, y desprendernos de todo aquello que ya no nos permite crecer.
Integrar nuestros ciclos vitales y rítmicos nos permite ahondar en nuestra verdadera esencia, comprender nuestras fases vitales y la conexión íntima con la naturaleza y las fuerzas sobrenaturales. Como Mujeres necesitamos recordar que somos portadoras del MILAGRO ORIGINAL (no del pecado original, como se nos ha querido hacer creer durante muchos siglos) y experimentar la posibilidad de albergar Vida y Creación en nuestros cuerpos sagrados.

*La Danza Sagrada es una herramienta que nos acerca a los diferentes movimientos para reconectar con la Naturaleza, nuestro Cuerpo y nuestro Ciclo.
Compartir en Círculo de Mujeres nos brinda la oportunidad de recordar, de desvelar miedos, tabúes e inquietudes para juntas transformar cualquier dolor en sanación.
La Danza de la Luna, forma parte de la Formación Integral en Danza Kundalini que ofrezco en mis talleres de Mujer Cíclica, Mujer en Equilibrio.

Tagged under: Ángela Tello

COLABORADORES Revista Verdemente

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?