Buscar

El verdadero Vipassana II

191 RAMIROLa meditación vipassana tiene como objetivo principal desempañar la consciencia para poder ver las cosas como son, es decir, penetrar en las apariencias para captar lo que se oculta tras las mismas, desencadenando así la sabiduría transformativa y reveladora. Consiste en la observación muy atenta, ecuánime y arreactiva de los procesos psicosomáticos que tienen lugar en uno mismo y que incluyen: la corporeidad, las sensaciones, las percepciones, la mente y los objetos de la mente. Esta observación se realiza a través de la denominada atención pura, que es la que percibe sin juicios ni prejuicios, sin estar a favor ni en contra, viendo el surgir y desvanecerse de los procesos en uno mismo, lo que permite una captación supraconsciente y muy transformadora de la persona, toda vez que percibe de primera mano que todos los fenómenos están sometidos a la transitoriedad, la ausencia de un yo permanente y la insatisfactoriedad. Cuando se ve más allá de lo aparente, se produce una mutación total de la consciencia y cambian todas las actitudes vitales. Surgen la lucidez y la inquebrantable ecuanimidad. El apego se debilita y, por tanto, también su opuesto: la aversión. Las raíces insanas de la mente (ofuscación, avidez y odio) se debilitan. Lo que hay que ver empieza a ser visto y nada tiene que ver con lo que imaginábamos, queríamos o temíamos. Lo que es lo que es.
El sermón de Buda que se extiende sobre los cuatro ámbitos a los que dirigir la atención (que son los que hemos citado) es el Satipatthana Sutta o Sermón de la Atención. Cada maestro, de acuerdo a su propia experiencia, insiste en la observación de uno u otro ámbito o de varios. Hay maestros que enfatizan la atención al cuerpo, otros a las sensaciones o la mente, otros a los cuatro ámbitos. Se trata de hacer un trabajo muy minucioso para poder ganar la visión cabal o penetrativa (vipassana) que permite ver lo que es y elimina la ignorancia básica de la mente, que es la que genera tanto sufrimiento. La meditación vipassana es un camino para la purificación, en el sentido de que se eliminan las trabas de la mente y se desempaña la consciencia. Incluso el trasfondo de la mente es drenado, para que así se agote la fuerza de los condicionamientos (samskaras) y se consiga la independencia y libertad mentales. Es un trabajo de envergadura, porque esos condicionamientos se van disolviendo solo cuando no se reacciona a los mismos y terminan por extinguirse. La reacción los potencia. De ahí lo necesaria que es la observación atenta y ecuánime, pues entonces, igual que sale un clavo que no se remacha, los samaskras se van extinguiendo. Para consolidar el proceso, hay también que permanecer más atento y ecuánime en la vida diaria.

La meditación debe ser complementada con otras dos disciplinas imprescindibles: la ética y la del cultivo de la sabiduría o entendimiento correcto. Lamentablemente lo que tan absurdamente ha venido denominándose con el término mindfulness, en lugar de utilizar Atención Plena, ignora tanto el ejercitamiento ético como el de cultivo de la sabiduría, aguando la técnica y convirtiéndola en un método antiestrés y poco más. Pero quien esté interesado de verdad en las inmensas posibilidades de la vipassana y no en analgésicos espirituales, debe leer el Sermón de la Atención y las obras de ese sabio indiscutible que era Nanaponika Thera y que tuve el privilegio de entrevistar varias veces. Sus obras son únicas y de lectura indispensable para el interesado en el tema. Han sido magistralmente traducidas por Almudena Hauríe Mena (con un gran sentido karmayóguico) y editadas por Ela. Tan importante es el Satipatthana Sutta para los budistas de viejo cuyo, los theravadines, que algo más procede decir sobre esta guía extraordinaria que incluso durante siglos, y aún en determinados casos hoy en día, se recita al oído del moribundo. Se basa en el cultivo y desarrollo de ese factor liberador de la mente que es la atención pura. Satipatthana Sutta se puede traducir como "fundamentos de la atención mental pura". Es el sermón más célebre sobre la atención, que para Buda era muy poderosa en todo momento y circunstancia. La atención mental pura se entrena metódicamente abarcando, como muestra este célebre texto en pali (la lengua del Buda), las cuatro clases de contemplaciones: la del cuerpo, la de las sensaciones, la de la mente y la del contenido mental. La práctica comienza generalmente por la contemplación del cuerpo. En este texto se ofrecen catorce ejercicios, todos ellos con el propósito de obtener una visión más penetrativa. Uno de los objetivos de la práctica es desarrollar la intuición o penetración de los fenómenos para verlos tal y como son. El método permite diluir la ignorancia básica de la mente, que es causa de sufrimiento. En este texto tan valioso se recogen, pues, muchas indicaciones y técnicas para el adiestramiento mental que conduzca a la sabiduría liberadora. El adiestramiento también ayuda a mantener actitudes más equilibradas en la vida diaria Aprendemos a aplicar la atención de modo adecuado y sobre lo que es oportuno. Como me decía en persona Nyanaponika Thera: "Satipattha es un camino espiritual y nos abre la vía hacia la más alta liberación de la mente, por ello su práctica debe extenderse a la vida diaria y no solo limitarse al entrenamiento de la meditación vipassana. De la atención surge una enorme cantidad de beneficios".

Tagged under: Ramiro Calle

COLABORADORES Revista Verdemente

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?