CHEMA PASCUAL

CHEMA PASCUALINSTRUMENTOS PARA EL ALMA
Su vida ha girado alrededor de la música y los viajes. Crítico musical, creador de programas radiofónicos y estudioso de los sonidos místicos. En 1995 funda Ritual Sound, cuya filosofía es viajar a las diversas culturas del mundo y recoger los Instrumentos Sonoros que usan para conectar con Deidades, ancestros o formas de poder, y en último caso, para adentrarse en uno mismo.

www

El Diapasón Terapeútico

El Universo vibra y tú también. La vibración actúa donde emerge la energía corporal, sea en los meridianos (las líneas entrelazadas de la Acupuntura), en los campos sutiles bioenergéticos o en los centros de energía llamados chakras. Interactuando con ellos mediante frecuencias de sonido puedes lograr efectos concretos, relajantes o sanadores. 

Hoy te invitamos a profundizar en el rico mundo de los diapasones.  

Su efecto inmediato es una conexión profunda con la Tierra. Proveen calma. Tonifican los músculos y alivian el dolor muscular. 

Seguramente conoces los diapasones en forma de U. Si los pulsas producen una frecuencia exacta y emiten un leve sonido. La frecuencia de esta oscilación se mide en hercios (Hz), el número de estos ciclos por segundo. 

Normalmente se emplean para afinar instrumentos y su pieza más común es la nota LA en 440 Hz, que marca la referencia para colocar el resto de notas en su exacto lugar en la escala. 

Algunos escogen frecuencias que emiten los planetas al desplazarse en su movimiento orbital por el espacio, basado en los estudios que hizo el matemático suizo Hans Couso. Otros eligen frecuencias con las que vibran cada uno de los chakras o que afectan a un órgano en concreto. 

Colocarte un diapasón sobre el plexo solar o el tercer ojo puede resultar una experiencia sobrecogedora.  

212 CHEMA1

Construir un diapasón para que vibre en una frecuencia exacta es relativamente sencillo. Por ello dispones de un largo catálogo de modelos afinados para cumplir la función sanadora que requiera un tratamiento, o la afinidad que sientas por una frecuencia determinada.  

Existen dos tipos de diapasones: los que en sus extremos tiene unas pesas, y los simples (sin pesas). Los diapasones con pesas vibran con más fuerza y son los más adecuados para realizar un trabajo físico sobre tejidos musculares o huesos. Los diapasones sin pesas actúan más bien sobre el campo energético: aura, meridianos o chakras.  

EL USO DE LOS DIAPASONES CON PESAS 

Debes golpear el extremo del diapasón o pellizcarlo para sacar su máxima vibración. Luego apoya el extremo inferior -la parte que no vibra- sobre el punto que deseas trabajar. Muchos localizan los lugares basándose en los puntos o meridianos de acupuntura. Por ello, algunos terapeutas definen su trabajo con diapasones como acupuntura sin agujas. Otros eligen zonas doloridas o con exceso de tensión.  

El diapasón más conocido y usado es el Om 136,10 Hz. Esta afinación se basa en la frecuencia que emite la Tierra rotando un año alrededor del Sol. A una escala audible, es la frecuencia que resuena con el OM cósmico. Su vibración está relacionada con el principio creador del universo. Es la misma frecuencia del chakra del corazón. Calma, relaja, equilibra, reduce el estrés y la ansiedad. Sirve como soporte para la meditación y para conectar con el Todo. 

Leer más

Flauta Nativa Americana

UN CORTEJO SAGRADO

El gran jefe Satanta (Oso Blanco) está sentado con otros amigos kiowas alrededor de un fuego. Les dice en un susurro: “Amo recorrer las praderas. Es cuando me siento libre y soy feliz.” 

Mientras, su hijo Tene-Agopte (Pájaro Pateador) está terminando de construir una flauta en madera de cedro. La ha estado puliendo delicadamente con un canto rodado. Ahora coloca el tótem en la embocadura para que su protector cumpla su función. 

Pájaro Pateador camina a las afueras del pueblo con su flauta y se sube a las ramas de un arce sagrado. Le pide al Gran Espíritu la inspiración necesaria para tocar como nunca antes lo hizo. Sólo así puede atraer a la joven Amie Kiowan, por quien suspira cada noche. Y como si un viento meciera las suaves hojas del arce, de su flauta fluye un sonido embaucador, hechicero, la más dulce de las melodías dirigida al corazón de su amada. Amie Kiowan, siguiendo el sonido en un estado de trance, llega a los pies del arce. Aquella noche la luna se ocultó para dar sombra a los amantes.

Un cortejo primaveral en la inmensa pradera norteamericana, una flauta Kiowa, también conocida como Flauta Nativa Americana… Piensa en su finalidad. Al tocarla, el nativo deseaba incidir en el sentimiento amoroso de su amada, abrir su corazón. 

¿Puede un sonido crear la atmosfera adecuada para sobrecoger, para acercarte al otr@ de manera abierta, tierna, con total confianza? 

UNA FLAUTA ORIGINAL

La flauta y el tambor son los instrumentos nativos americanos legendarios. Hechas de bambú, madera, caña, hueso o cerámica, las diferentes tribus elaboraron durante generaciones sus flautas. Hoy en día se emplea el cedro, el nogal o el abedul.

Las tribus de las praderas consiguieron crear un instrumento de fácil ejecución pero de muy compleja elaboración. Normalmente las flautas de pico o frontales son totalmente huecas, y gracias al orificio en forma de bisel que se hace cerca de la embocadura, suenan razonablemente bien.

Sin embargo, las flautas nativas conllevan un proceso distinto que las hace únicas. 

A poca distancia de la embocadura se crea una pared que divide por dentro la flauta en dos. Ese obstáculo hace que el aire se dirija hacia un orificio superior, donde está una pieza de madera -tótem o protector- cuya misión es pasar el aire de nuevo a la flauta por una estrecha separación. De esta forma, el aire se introduce de nuevo en la flauta a una presión mucho mayor, dando forma así al característico sonido cautivador de esta flauta. 

211 CHEMA copia

LA MÚSICA SANADORA

La flauta nativa posee otra particularidad. A pesar de tener seis orificios para digitar, uno de ellos se puede tapar, de forma que quedan cinco para formar una escala pentatónica. Esto quiere decir que no hace falta ningún conocimiento musical para desarrollar melodías emotivas y evocadoras. 

Nos gustaría aconsejarte que la flauta sea de una sola pieza. Algunos artesanos abren la madera para vaciarla más cómodamente y luego pegar las dos partes. Esto hace que la vibración no sea uniforme y el sonido desigual. Si puedes acceder a una flauta agujerada con precisión, mucho mejor.

El mundo de las flautas nativas es muy variado. Las hay de todos los tamaños y escalas. Estas son las dos más comunes:

-La mediana está en una escala de Do y puede ser una buena elección para principiantes. Brinda un sonido medio aunque con tendencia al agudo. 

-La grande ofrece el sonido más natural y amoroso de todas las escalas. Está afinada en Fa sostenido, que corresponde al chacra del corazón. 

El sonido arquetípico de este instrumento es grave y melodioso. Si cierras los ojos te transporta inmediatamente a un estado de paz y de apertura, parecido al que podría sentir Amie Kiowan cuando se sentó bajo el arce de su amado.

Leer más

En las Cumbres del Cuenco Tibetano (II)

Somos moléculas ordenadas en continua vibración y cambio. Quienes practican la meditación saben que al poner consciencia en alguna parte de nuestro cuerpo, instantáneamente se relaja y ordena. Consciencia y vibración. ¿Podría un cuenco tibetano ayudarnos a crear ese estado? ¿Sería capaz su sonido de hacernos conscientes del momento y del estado en que se encuentra nuestro Cuerpo y Ser? 

Hablamos en el capítulo anterior de la escasa información que nos ha llegado de los cuencos y sus posibles usos. Pero hemos de agradecer a quienes a partir del estudio en las tradiciones orientales y la libertad para buscar desde el presente posibles formas de acceder a estados de consciencia, han experimentado con el cuenco tanto físicamente como espiritualmente, hasta convertirlo en una herramienta espiritual.

También vimos en el artículo de Gongs, que gracias a la forma y la composición del metal, la vibración producida se ordenaba en distintas capas generando armónicos, que más que sonidos, son meta-sonidos, ondas que se crean al chocar unas con otras. En el cuenco ocurre lo mismo, peros sus armónicos se distinguen más fácilmente a simple oído. Y estos armónicos, surgidos de la fluctuación cósmica, generan un efecto hipnótico en la mente, como si ésta no se creyera que fuera real lo que está oyendo y tuviera que prestar su máxima atención. Presencia.

CONSCIENCIA Y VIBRACIÓN

Cuando golpeamos la pared de un cuenco y ponemos una mano cerca, notamos un cosquilleo, como un oleaje de ondas que nos atraviesan. ¿Podríamos utilizar esa vibración para ordenar la energía que fluye en nosotros gracias a los circuitos que se interconexionan en los chacras?

En efecto. Dividamos el cuerpo en tres niveles: inferior – chacras 1 y 2 – medio – 3, 4 y 5 – y superior – chacras 6 y 7. 

Colocamos un cuenco grave -cuyo tamaño será mayor de 18 cm.- encima o cerca del nivel inferior o abdomen. De esta forma equilibramos la energía de estos puntos hasta centrarlos en el sonido tierra que les corresponde. Ocurre esto porque la onda que emiten estos cuencos grandes es larga. Es decir, de baja frecuencia, que al chocar con nuestro cuerpo, rebota o resuena es en las partes blandas del cuerpo, que corresponde con las vísceras y zona inferior. 

Si hacemos lo mismo con un cuenco mediano – de unos 14 a 18 cm. – y lo aproximamos a los chacras del plexo solar y corazón, veremos cómo abre estos puntos y los armoniza, ya que la onda media chocaría con las zonas semiblandas del cuerpo, siendo la zona pulmonar donde más abundan. 

En el caso de los chacras superiores situaríamos un cuenco pequeño – de 10 a 14 cm. – cerca del cráneo. Allí resonaría la frecuenta alta – o agudos - que producen estas cuencos, ya que es en los huesos o zona craneal dónde más se sentiría esta vibración. 

De esta forma podemos formar un set de 3 cuencos -pequeño, mediano y grande- que estén afinados entre sí – con intervalos regulares – para utilizarlos de forma terapéutica. 

VIBRACIÓN Y CONSCIENCIA

La actividad mental es imparable. Más ahora, que se utiliza la inteligencia para la mayoría de los trabajos y actividades. Antaño, cuando era el cuerpo quien debía realizar los esfuerzos laborales, era fácil acostarse y descansar, puesto que la actividad mental era más comedida y no estaba sometida el estrés actual. Pero ¿cómo podemos parar la mente hoy? 

Se ha demostrado en numerosos experimentos medidos con un electroenfalógrafo, que al someternos a una sesión sonora de CUENCOS TIBETANOS, es más sencillo alcanzar un estado ALFA. Ese estado de relajación profunda, parecido al que se alcanza en la meditación, donde la  actividad cerebral  fluctúa entre los 7,5 a 14 ciclos por segundo, produce un estado consciente doble. Por un lado estamos conscientes de lo que ocurre a nuestro alrededor, pero a la vez, podemos acceder a la información y estados propios del subconsciente, donde se encuentra nuestro interior más profundo, para llegar a la zona más espiritual de nuestro ser. 

Los Cuencos Tibetanos, como los mantras repetitivos, las voces serenas y profundas, los órganos de iglesia, o los monocordes, tienen esa capacidad para trasladarnos a otra forma de percibir el mundo mucho más serena y consciente. Damos vuelta a la mirada para vernos por dentro y desde ahí, observar la unión con lo externo, donde las ondas de colores, sonidos y materia se forman y fluyen en un incesante  ambio que forma el mundo que compartimos. 

CIMÁTICA

210 CHEMA PASCUAL

Cimática es la ciencia que estudia la manera de poder visualizar el sonido dependiendo de sus frecuencias o notas. El científico suizo Hans Jenny (1904 – 1972) investigó los efectos de la vibración en la materia, es decir, cómo las distintas frecuencias la afectan y transforman.

Es hermoso comprobar cómo una nota musical emitida por un oscilador sobre una plancha de metal previamente espolvoreada con talco o arena fina, es capaz de formar una figura geométrica totalmente ordenada. Y se organiza según un patrón determinado, dependiendo de la frecuencia aplicada.

Estas figuras geométricas son las que chocan con nuestro cuerpo–mente cuando estamos frente a un Cuenco Tibetano. Oscilaciones que reestructuran nuestras ondas al entrar en contacto y armonizar el estado en que nos encontramos. Sí, la vibración nos recoloca, mientras que el sonido nos abstrae. Vibración y Consciencia, el auténtico poder del Cuenco Tibetano. 

 

Las montañas de las que hablamos no son lugares geográficos a los que vamos de excursión o acudimos a esquiar. En realidad, hablamos de los obstáculos de la vida. Son los problemas que queremos superar para vivir felices, aquí y ahora. La expresión “mover montañas” significa, en realidad, superar cualquier dificultad en mi vida, liberarte del sufrimiento.

Para ayudarte en este proceso de liberación, de desprenderte de tus obstáculos, te animo a entrenarte. Te animo a descargarte gratuitamente el libro “21 creencias que nos amargan la vida... y cómo superarlas para ser más felices”. Por un lado, el libro aborda 21 creencias socialmente falsas que nos dificultan la vida para que compruebes que son falsas. Luego, te sugiere cuál es la realidad cierta para que lo verifiques y te ofrece herramientas concretas de entrenamiento para que las integres y transformes en tu día a día. Así darás fe de una vida sabia. Puedes descargarte gratis el libro en www.danielgabarro.com/verdemente.

Te deseo un entrenamiento feliz y que puedas dar fe de lo que vives, porque los resultados internos y externos demuestren que sí vives con sabiduría. 

COLABORADORES Revista Verdemente

Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?