RAMIRO CALLE

Ramiro Calle

YOGA Y ORIENTALISMO
Pionero en la enseñanza del yoga en España, disciplina que imparte desde hace más de 30 años en el centro de Yoga y Orientalismo “Shadak”. Fue el primero en promover investigaciones médicas sobre la terapia Yoga en España. Durante 40 años, ha explorado recuperado y aplicado, los métodos de sosiego y equilibrio, sintetizando los conocimientos de las psicologías de Oriente y Occidente.

 www

Nirvana

 

220 ILUS RAMIROEl objetivo último del sendero budista es la conquista del Nirvana. Todos los esfuerzos del aspirante tienen ese fin concreto, pues este estado tan elevado de la consciencia representa el fin de la ofuscación, la avidez y el odio, y por tanto el sufrimiento. Es la emancipación o liberación de las corrupciones mentales y un estado de supraconsciencia que no es asible a los conceptos ni se puede reducir a las palabras, pues escapa a toda descripción. Es la extinción del sentimiento del ego como tal y pone fin a las trabas y oscurecimientos de la mente. Es un estado de perfecta y plena libertad interior, resultado de una hondísima transformación interna y una irreversible mutación de la consciencia. Todo el denominado Sendero Óctuple diseñado por el Buda tiene como finalidad la consecución de este estado supraconsciente que libera de las cadenas de la ilusión y pone fin a todo atisbo de apego. Tras el Nirvana, el que lo ha obtenido vive el resto de su vida en sus agregados psicosomáticos (cuerpo, mente), pero sin generar ningún tipo de tribulación o lamento, pues incluso el apego a la vida es trascendido. En el célebre texto budista titulado Anguttara Nikaya podemos leer:
"Eso es paz, el acabarse de todo lo constituido, el abandono de los fundamentos de la existencia, el “desvaimiento” y aniquilamiento del deseo, el Nirvana".
Y por su parte el Majjhima Nikaya nos dice:
"Y resulta difícil de comprender el apaciguamiento de todo lo cotidiano, la renunciación de toda sustancia contingente, la extinción del deseo, el “despasionamiento”, la cesación, el Nirvana".
La experiencia del Nirvana trasciende todo lo constituido, incluso todo lo cósmico tal y como lo entendemos. Es lo único no-causado, no-nacido, no-constituido. No puede entenderse a través de la razón ordinaria. Aquél que entra en este estado supraconsciente es conocido en la doctrina budista como un Arahat o iluminado, que está en el mundo sin estar en él, conectado con la más alta sabiduría y sosiego, plenamente ecuánime. Como ya no hay rastro de ofuscación, avidez u odio, la persona que ha conseguido el Nirvana no se hace daño a sí misma ni a los demás, y vive en absoluta paz hasta que llegue el momento de abandonar sus agregados psicosomáticos. Por un lado, se supera toda impureza y por otro todo sufrimiento psíquico. Esa atadura que es el apego y el aferramiento, se suelta para siempre. Ya no hay un ego apegándose a las sensaciones gratas ni teniendo aversión a las ingratas. Se puede hablar de la bendita in-diferencia: no hace diferencia.
El Nirvana libera de lo nacido, lo originado, lo creado y lo constituido, o sea de todo lo fenoménico e ilusorio, que tanto sufrimiento genera en el ser humano. Con el Nirvana se supera la ignorancia básica de la mente y de la servidumbre.
Para ir liberando la mente de sus oscurecimientos, la enseñanza budista propone la denominada triple disciplina: la virtud, la práctica de la meditación y el desarrollo de la Sabiduría. Mediante la meditación se entrena y desarrolla la mente para que pueda obtener una visión muy especial y penetrativa (vipassana) que permita ver los fenómenos tal como son: insatisfactorios, transitorios y ausentes de una entidad fija. Vipassana va abriendo un cono de luz en la oscuridad de la mente, para poder finalmente ver más allá de las apariencias y conectar con lo Incondicionado. El que lo consigue es un Despierto o Arahat, un buda o detentor de la sabiduría.
El sendero que aproxima al Nirvana es el conocido como Noble Óctuple Sendero, donde se facilitan todos los medios y ejercitaciones para ir liberando la mente del apego, desarrollando la visión penetrativa y desmantelando las estructuras del ego voraz y posesivo. El apego es la enfermedad o causa del sufrimiento, pero mediante los "medicamentos" que procura el Noble Óctuple Sendero, el practicante se va liberando de la causa del sufrimiento, el apego, y consiguiendo la libertad interior. El sufrimiento va cesando a través de la recta comprensión, el recto pensamiento, las palabras correctas, la acción correcta, los rectos medios de vida, el recto esfuerzo, la recta atención y la correcta concentración.

 

El viaje Interior

218 RAMIROPodemos llamarle de muchas formas: la senda del espíritu, la vía hacia el ser, el viaje a los adentros, el trabajo transformativo, o como fuere, pero al fin y al cabo es lo mismo: una inquietud por mejorarse, hallar un Sentido, alcanzar estados más luminosos de consciencia y conectar con lo más hondo de uno mismo. Cada día en mayor número hay personas que aspiran al despertar interior, a completarse a sí mismas, a servirse de las situaciones vitales como un ejercicio para el progreso interior. Más allá de si la vida tiene un sentido último o no, cada uno le puede dar su sentido a cada momento que vive, tratando de armonizarse y humanizarse, en un encomiable intento por eliminar los velos de la mente, nacidos de la ignorancia básica de la misma, y poder desarrollar claridad mental y compasión. Entonces la vida en sí misma adquiere un propósito y la meta, aunque a veces no se llegue a ella, consiste en transformar las actitudes nocivas e insanas en actitudes equilibradas y sanas.

Una disciplina espiritual, cualquiera que sea, pretende superar la ofuscación de la mente y liberarla de avaricia y odio, para que así pueda ir brotando lo mejor de la misma. La meditación es, por excelencia, un método para sanear y embellecer la mente, y así nos hacemos una magnífica contribución a nosotros mismos y a los demás. Mediante la meditación se va abriendo poco a poco un canal de luz en la espesura de la mente, para poder ver las cosas como son y poder conectar con la Realidad tras las apariencias.
El camino interior está sembrado de dudas y obstáculos, pero la recta motivación le permite al buscador ir encontrando el modo de seguir avanzando hacia su centro. Aunque muy lentamente, cada día es mayor el número de personas interesadas por la búsqueda espiritual y que perciben que la dicha y la paz no pueden hallarse en el exterior, sino en el propio hogar interno. Lo que más se aproxima a la dicha es el verdadero sosiego y por eso una antigua enseñanza reza: "No hay nada que pague un instante de paz". Mediante la práctica de la meditación vamos disipando los velos de la mente o ignorancia básica de ella y pudiendo conectar con la sabiduría que reside en lo más profundo de la misma. La meditación es el arte de parar, desconectar de lo exterior y conectar con uno mismo. En el silencio de la mente es posible escuchar la voz de nuestro yo más profundo, a menudo sofocada por el incesante charloteo mental. Cuando el pensamiento comienza a detenerse, se manifiesta la luz del ser. La meditación es la herramienta preciosa para poder llevar a cabo el viaje a los adentros y hacer posible aquello de "nada para afuera, todo para adentro", en el sentido de que solo en la medida en que uno supera la ofuscación, la avaricia y el odio, es posible hallar ese remanso de paz que se convierte en el regalo más precioso.

Leer más

La Todapoderosa atención

217 ILUS RAMIROwLa meditación es el entrenamiento metódico de la atención, que debe ser complementada tratando de estar más atento en la vida diaria. La atención debe apoyarse en la virtud o genuina ética y en el entendimiento correcto y penetrativo o Sabiduría. No basta la atención por la atención, porque nadie está tan atento como un ladrón robando o un torturador torturando. La atención se inspira en la virtud y va desarrollando la visión lúcida o sabiduría. La atención nos ayuda en cualquier momento y circunstancia de la vida y hace más precisa y brillante cualquier actividad que llevemos a cabo. Es la luz, el filtro y el custodio de la mente. Mediante ella podemos estar atentos a lo que sucede fuera de nosotros, pero también a lo que acontece en uno mismo. La atención ayuda a estar autovigilante y regular las conductas mental, verbal y corporal.
En las últimas décadas la persona que más investigó y más hondamente escribió sobre la atención fue el venerable Nyanaponika Thera, al que visité en diferentes ocasiones en su ermita en Forest Hermitage (Kandy. Sri Lanka) y entrevisté largamente, para incluir dichas entrevistas en algunas de mis obras. Nyanaponika era un monje germano-cingalés, que nos ha dejado obras verdaderamente importantes y de irremplazable lectura para los interesados por la atención, el denominado mindfulness, la meditación o la trasformación interior. Se encargó de traducirlas, con toda minuciosidad y amor, Almudena Hauríe Mena, que era la persona idónea para llevar a cabo esta labor, dado que en su persona confluyen sus amplios conocimientos de budismo y de inglés. Entre las obras de Nyanaponika, todas muy destacables, sobresale "El Corazón de la Meditación Budista" (Editorial Ela), donde el autor hace una minuciosa investigación sobre la atención y su alcance liberatorio. Mediante el asiduo entrenamiento de la atención se desarrolla la lucidez o clara comprensión. Son muy sabias las palabras de Santideva:
"Hay que estar atento para que la mente, que parece un elefante en celo, esté siempre sujeta al poste de la calma interior. Hay que estar atento para examinar a cada instante la condición de la propia mente".
Al ir entrenando metódicamente la atención, ésta desencadena la denominada "comprensión clara", de la que tan poco se habla, y que sin embargo es imprescindible para poder ver y penetrar las cosas como son y que es la que resulta realmente transformativa. El cultivo de la atención tiene su finalidad última desarrollar esa visión profunda y transformativa que es la sabiduría. Lo que no transforma es de escaso valor. Volviendo a Santideva, éste aseveraba:
"Una mente desprovista de comprensión clara es como un colador; no puede retener en la memoria lo que ha aprendido, pensado o meditado".
La comprensión clara permite ver las raíces del sufrimiento e irla debilitando. Es una energía de lucidez que elimina los velos de la mente y permite la visión clara que conduce a la acción correcta y diestra.
Para el cultivo y desarrollo de la atención y subsiguientemente de la comprensión clara, se practica la meditación denominada de "visión penetrativa", que toma como objeto de atención todos los procesos psicofísicos que se desenvuelven en uno mismo: sensaciones, percepciones, contenidos psicomentales y consciencia. Esta atención está libre de juicios y prejuicios y debe aplicarse con la máxima ecuanimidad, sin estar a favor o en contra de lo que se experimenta. Va permitiendo la captación directa de la insatisfacción, la transitoriedad y la provisionalidad del ego. En la medida en que uno ve las cosas como son, sin interpretarla egocéntricamente, se produce una honda y real transformación interior y se obtiene otra manera de ser más equilibrada, y no tan condicionada por el ego. Para Nyanaponika, como para los auténticos maestros de meditación budista, hay asimismo que cultivar la virtud o ética genuina. Mediante el cultivo de la virtud y de la concentración de la mente, va desencadenándose la visión penetrativa o Sabiduría y se rasgan los velos de la ignorancia básica de la mente, que son causa de gran sufrimiento. 

COLABORADORES Revista Verdemente

Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?