Buscar

FRANCISCO ALONSO

FRANCIASCO ALONSOCUERPO Y KINESOLOGÍA
Fisioterapeuta, Osteópata, formado en Cadenas musculares y Articulares GDS y Kinesiología Aplicada. Miembro del colegio de fisioterapeutas de Madrid. Codirector de Osteofisio, Centro de Fisioterapia y Osteopatía, profesor de Kinésica.

facebookwww

Las 7 claves que debes saber para corregir el dolor de espalda

241 ILUS FRAN1w¿Tienes Dolor de Espalda? ¿Te duele alguna Articulación o tienes contracturas musculares?, ¿Tienes Dolor de cabeza, Ciática, problemas digestivos o urinarios?, ¿Te gustaría enterarte que la verdadera Causa mecánica de tus dolencias se puede Corregir?

Si tu respuesta es Sí, sigue leyendo este artículo porque te vamos a revelar 7 claves para corregir el dolor de espalda así como otras dolencias o Patologías. Nuestra intención es mostrarte otro Camino para resolver tus dolores, partiendo de la base que el diagnóstico tradicional nos aporta pocos recursos para resolver la mayoría de las patologías. Por eso, tenemos que partir del Concepto de Patología Funcional para acceder a las Causas Biomecánicas que nos permitirán entender tu problema y obtener muchos Recursos para Solucionarlo. Con estas Claves te mostraremos que si cambiamos el punto de partida, profundizando en la Comprensión de tu Dolor obtendremos Soluciones reales y efectivas para Corregirlo:

1º CLAVE

Casi todas nuestras lesiones o patologías se originan a partir de un desequilibrio de nuestras cadenas musculares. La realidad es que toda enfermedad, toda patología, todo dolor tiene una causa pero esta causa que la Medicina busca en estudios y analíticas generalmente no se ve o no se aprecia muchos casos. La verdadera causa tiene que ver con tu funcionamiento Biomecánico: a partir del desajuste de las Cadenas las articulaciones se comprimen, los nervios se pinzan y los músculos tienen que aumentar sus esfuerzos para reequilibrar el cuerpo. Todo esto genera el dolor y la patología. La causa de tu dolor de espalda no es ni la Hernia discal, ni la Artrosis, ni la Tendinitis, ni siquiera tu vesícula o tu gastritis porque estos síntomas o patologías son la consecuencia de una alteración funcional que es el origen de casi todas las enfermedades y dolencias.

Pero, ¿Qué son Las Cadenas Musculares? Los músculos no trabajan aislados sino que se organizan en 6 Cadenas Musculares que representan los 6 patrones posturales con los que funcionamos. Estos se combinan entre sí para determinar nuestros gestos y acciones. ¿Por Qué se desequilibran las Cadenas Musculares que son la Causa del Dolor? Los esfuerzos, malas posturas laborales, las emociones, nuestra personalidad, nuestra nutrición, los medicamentos, etc. alteran la flexibilidad, aumentan la tensión, generan contracción y bloquean la movilidad de las Cadenas Musculares. A partir de estos “nudos” o Puntos de Anclaje que genera alguna Cadena, se “reactivan” otras para compensar: estas últimas. Son las que manifiestan los dolores pero la Causa se encuentra en las primeras, en el nudo, el acortamiento, la pérdida de flexibilidad. Las distintas Posturas son determinadas por las Cadenas Musculares.

2ºCLAVE

Descubre tus cadenas musculares, las que dominan tu postura y las que están más acortadas porque el problema está por ahí…La alteración funcional que causa tus dolencias siempre es global. Por eso no podemos simplificarla y acotarla a una parte concreta del Cuerpo, ya que cada persona tiene una Postura determinada por la o las Cadenas que predominan en ella. No debemos buscar la causa de la dolencia en la zona donde se manifiesta el síntoma ya que éstos, en algunas ocasiones, pueden estar alejados de las causas. La observación de nuestra Postura y de las Cadenas musculares acortadas nos va a marcar el camino hacia la Causa mecánica de tu dolor o patología. Los test de flexibilidad te ayudarán a encontrar dichas cadenas causales. Nosotros utilizamos la observación de la Postura de pie, el test de flexión, el test de movilidad pélvica para reconocerlas. 

3ºCLAVE

Encuentra tus “bloqueos” en esas zonas de tu cuerpo menos “flexibles”: allí está la causa de tu problema. Las cadenas se fijan en puntos de anclaje que son zonas clave para encontrar los “Nudos” causales que habrá que “desatar” para corregir la Alteración que causa el dolor. Por eso debemos encontrar esas zonas que perdieron movilidad y flexibilidad que serán fundamentales para el éxito de nuestro Tratamiento. ¡No te Olvides, la Clave es Encontrar los Nudos!… pero no los puntos dolorosos. Ya que normalmente en las zonas que no duelen encontrarás la Causa.

La parte fundamental del tratamiento es detectar estos puntos de anclaje o bloqueos y las cadenas retraídas: esto es el DIAGNÓSTICO OSTEOPÁTICO y es lo que va a determinar la efectividad de la Terapia.

“Hay otro Camino para Solucionar tus Dolores: hay un enfoque Global de la Salud que Trata la Causa de tu Problema…” 

Tendinitis del supraespinoso y manguito de los rotadores

239 ILUS FRAN1Un mes más seguimos con la intención de orientar a mucha gente en las patologías que sufren y que la medicina convencional no termina de resolver el problema, ya que normalmente la solución que ofrece pasa por tomar medicación y como siempre señalo, la medicación sólo actúa a nivel sintomático, pero no sobre la causa del problema.

En este artículo queremos abordar un problema muy común en la consulta de osteopatía que es la tendinitis del supraespinoso y en un estado más avanzado puede terminar por afectar a los tres tendones que forman el manguito de los rotadores, supraespinoso, infraespinoso y redondo menor como veremos en la foto.
La tendinitis del hombro es una de las patologías o dolencias más comunes. La razón estriba en que es una articulación muy móvil y recibe la inervación de la zona cervical, que también suele ser una zona con bastante tensión.

Situemos los músculos del hombro y los tendones que principalmente sufren tendinitis o inflamación para que no nos suene a chino cuando nos lo dice el médico. En la parte superior del húmero se inserta un conjunto tres tendones, que se llama el manguito de los rotadores que está formado por los tendones de los músculos Supraespinoso, Infraespinoso y Redondo Menor, y se encargan de hacer la rotación externa y separación del hombro.

De todos ellos, el que más suele sufrir y lesionarse es el tendón del Supraespinoso, que es el más superior y pasa justo por debajo del acromion, que forma un puente junto con la clavícula y suele rozar con esta parte produciendo dolor o inflamación.

En un primer momento podemos sentir dolor al elevar el hombro o abrocharnos el sujetador por detrás. Ese sería un primer síntoma de que el tendón está sufriendo o inflamado. A partir de ahí lo ideal sería venir a la consulta para analizar por qué el hombro duele, pero normalmente esperamos o tomamos antiinflamatorios pensando en que se va a pasar. Pero normalmente no es así.

Para defender el hombro lo vamos moviendo cada vez menos y muchas veces deriva en roturas parciales o totales del tendón, calcificaciones o un hombro congelado cuando ya ha perdido bastante movilidad y la articulación está muy rígida.

Desde el punto de vista médico siempre se olvida la causa que ha producido la patología y sólo se actúa sobre lo que aparece en la radiografía o resonancia del hombro. Y después de tomar analgésicos muchas veces se termina pasando por el quirófano para liberar el tendón y que no roce con la escápula, pero con muy pocos resultados favorables a medio y largo plazo.

Desde el punto de vista de la Osteopatía y las Cadenas Miofasciales, siempre se tiene en cuenta la globalidad del cuerpo y tratamos de darle una explicación biomecánica a la causa por la que se ha producido la patología.

En muchas ocasiones, esa compresión del tendón se produce por un exceso de rotación interna del hombro, es decir, llevar los hombros hacia delante, que normalmente va acompañado de una tendencia a subir los hombros hacia la cabeza. Por lo tanto, ya existe una disminución del espacio por donde pasa ese tendón y un territorio predispuesto para que se produzca el roce, la inflamación y, en un futuro, la rotura.

Técnicamente se puede señalar que hay un exceso de tono de la Cadena Miofascial de Cierre del hombro, formada por los músculos esternocleidomastoideo y pectoral mayor clavicular principalmente, que nos llevan aun enrollamiento de los hombros.

Pero no siempre sucede esto, si no sería muy sencilla la solución, en otras ocasiones es la pelvis la que tiene un mayor bloqueo y transmite sus tensiones al hombro a través del músculo Dorsal Ancho, cuyas fibras van desde el ilíaco de la pelvis hasta el húmero. Las tensiones que se producen en la pelvis también van a afectar al hombro, produciendo un aumento del espacio debajo del acromion. En este caso, en lugar de comprimir el tendón, lo que sucede es que los tendones están estirados hacia abajo y se produce igualmente una tendinitis por estiramiento del tendón.

Por lo tanto, podemos ver que diferentes situaciones pueden provocar una misma patología y necesitamos hacer un diagnóstico osteopático y postural para entender la causa de la patología.
Eliminando la causa podemos mejorar tanto el dolor como la recuperación del tendón, incluso sin tocar ni el tendón, y mejorar todo el cuadro de dolor e inflamación.
Por último, señalar que mucha gente me pregunta si el tendón se regenera, y por supuesto que sí, como todos los tejidos del cuerpo, sólo hay que quitar la causa de que esté rompiéndose.
“Hay otro Camino para Solucionar tus Dolores: hay un enfoque Global de la Salud que Trata la Causa de tu Problema…” 

Bruxismo o simplemente apretar los dientes

El bruxismo o apretar los dientes por la noche cuando estamos durmiendo es una patología que cada vez se ve con más frecuencia en la consulta. Es un problema muy amplio sobre el cual podríamos rellenar muchas páginas, pero voy a tratar de resumir y hablar de los casos más frecuentes.
Conviene hacer una diferenciación entre Bruxismo y apretar los dientes, y es que el primero se produce cuando además de apretar deslizamos o rechinamos los dientes, produciendo un desgaste excesivo de estos, y en el segundo caso solo se aprietan. 

229 FRAN

En realidad no se puede considerar una patología como tal debido a que mucha gente aprieta los dientes y no se dan cuenta. Pero muchas veces esto va acompañado de otros síntomas como pueden ser cefaleas, dolor en zona de las mejillas incluso llegando hasta la zona del cuello y articulación de la mandíbula. En estos casos es cuando la gente acude a la consulta de osteopatía, casi siempre después de haber pasado por el dentista y utilizar ya en muchos casos férulas de descarga.
Partimos de la base de que si todo está bien, la lengua tiene que reposar de una forma relajada justo por detrás de los dientes superiores y la boca tiene que permanecer cerrada, para que respiremos por la nariz pero sin que haya contacto entre los dientes.
Una pregunta muy habitual que me suelen hacer las personas que sufren este problema es si la férula sirve para algo, y mi contestación siempre es la misma, sirve para no estropearse excesivamente los dientes y en ocasiones los síntomas pueden disminuir algo, pero en absoluto estamos actuando sobre la causa del problema. He visto varias férulas completamente destrozadas, y es que el músculo masetero, que es el principal masticador, es uno de los más potentes del cuerpo.
Por lo tanto, para afrontar este problema, lo primero que tenemos que preguntarnos es por qué apretamos los dientes. En realidad no se sabe exactamente la causa de por qué apretamos los dientes sobre todo durante el sueño, ya que hay gente que los aprieta incluso despierto. Como no se sabe la causa, se dice que es un problema multifactorial.
Entre los factores que se barajan existen emocionales, como pueda ser el estrés o algún hecho en nuestra vida que no terminamos de asimilar o “masticar”. Se encuentran también factores mecánicos por falta de piezas de piezas dentales o extracción de las muelas del juicio, factores de la articulación temporomandibular o articulación de la mandíbula, incluso bloqueos a nivel de la columna cervical después de haber sufrido algún accidente de tráfico o esguince cervical...
Factores que intervienen existen muchísimos, tantos como pacientes, ya que cada uno trae su historia personal y mi trabajo consiste en hacer una buena historia clínica y un diagnóstico adecuado para tratar de darle la mejor solución posible, buscando el factor que más provoque que el paciente rechine los dientes.

Es importante saber que es un problema que tiene solución y que no vamos a tener que estar dependiendo de una férula toda nuestra vida, pero que hay que solucionarlo para evitar desgastes excesivos en la articulación de la mandíbula que nos llevarían a un problema mayor.
Por otro lado, me parece preocupante la facilidad con la que se quitan las muelas del juicio sin que estén dando ningún problema, sólo por si en el futuro descolocan los dientes o dan algún problema. Se ven cicatrices importantes con muchos puntos de sutura que provocan desequilibrios importantes en la mandíbula. Cuando llegara el caso si es necesario se podría valorar quitarlas, pero sobre todo si afecta a la mandíbula y la mordida.
Como he comentado podríamos escribir páginas enteras con diferentes paciente y los factores que provocan el bruxismo, pero voy a comentar los casos que más suelo encontrar en la consulta.
Existe un caso que se suele dar con bastante frecuencia y es cuando encuentro el cráneo rotado hacia detrás, por la tensión de los músculos posteriores que se insertan en la nuca y que forman toda una cuerda fascial por la parte posterior del cuerpo hasta los pies. Esta cuerda cuando está muy tensa comprime el cuello y rota hacia detrás la cabeza, provocando que la boca tenga la tendencia a ir un poco abierta. Como lo natural no es respirar por la boca ni llevarla abierta, los músculos maseteros aumentan su tono para mantener la boca cerrada y producen un aumento de presión en los dientes.
Un segundo caso bastante frecuente es aquel en el que se produce una compresión excesiva de uno de los lados de la mandíbula, normalmente el derecho, y vemos que ésta está desplazada hacia un lado, provocando una apertura irregular de la boca en muchas ocasiones con crujidos y saltos.
En ambos casos, además de equilibrar los músculos o cadenas miofasciales que provocan esas descompensaciones, hay que trabajar a nivel del sistema cráneo-sacral para equilibrar el sistema nervioso simpático-parasimpático para conseguir un mejor descanso y un equilibrio en todo el sistema nervioso y la parte emocional, vinculada al estrés.
En resumidas cuentas, mi trabajo consiste principalmente en hacer un buen diagnóstico, que a la vez es lo más difícil. Con él recomendar o dar la mejor solución al paciente, pero teniendo en cuenta que siempre que es el principal responsable de su salud y por lo tanto los que más se tienen que implicar en el proceso de recuperación, y no trasladar toda la responsabilidad al terapeuta.
Si tienes algún problema no dudes en consultar tu problema.
“Hay otro Camino para Solucionar tus Dolores: hay un enfoque Global de la Salud que Trata la Causa de tu Problema…” 

COLABORADORES Revista Verdemente

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?